30.9.18

Un apio como protagonista...

" ...He salido de la frutería fresca y lozana, con mi apio hermoso y crujiente asomando de la bolsa de la compra, y me siento la mar de bien. Porque llevo un apio. Y todo el mundo puede verlo. Soy una de esas personas elevadas que compran apios porque saben qué hacer con ellos, la parishilton de las verdulerías, me remango los pantalones, me pongo gafas y con eso ya me dan el carné de hipster." 
· Migas en la Mesa - Ana Melm ·
_____


Hoy coincide día último de mes en domingo y mi participación es con el Asaltablogs, este reto organizado por Marga del Blog Azafranes y Canelas. Comenzamos la 6.ª temporada y segunda en la que participo, para deleitarme saqueando deliciosas recetas de otras cocinill@s. El turno esta vez le ha correspondido a Ana con su gran espacio Migas en la Mesa, un blog estupendo, lleno de historias bien contadas (como me gustan, que por lo general me arrancan sonrisas por la manera en que nos cuenta sus historias, anécdotas, personajes, vecinos, extraños, situaciones y temas que enlaza de manera magistral, con su buen hacer y su cocina perfectamente cuidada.)
De muchas recetas que quedan en ese listado interminable, hay una que me llamó poderosamente la atención y que como la aborda Ana, resulta un complique completo cuando vamos a comprar apio, por lo menos cuando lo compro (que no es muy seguido); salgo con un matorral gigante que por más que quiera, muchas veces me puede y que otras veces, como Ana lo dice en su entrada el único que encuentro es alguno estrangulado entre papel film. Lo utilizo en ensaladas, caldos, sopas (sobre todo, porque me encanta el sabor que deja, esa huella de apio es deliciosa con una sopa de verduras) y hasta en agua de apio para la digestión (como nos hacía mi abuela y que aún nos recuerda muchas veces, cuando nos da dolor de estómago). Pero, por más que separe por un lado los tallos y por otro las hojas en pequeñas porciones, muchas veces termina marchitándose porque sencillamente no alcanzo a utilizarlo completo. Siempre hace parte de un ingrediente más, como un segundón importante, pero segundón....
Hoy es protagonista porque este robo lo he realizado con suficiente antelación, mientras revisaba los archivos mes a mes de las recetas de Ana y luego de sacar mi listado de opciones especiales,  al toparme con esta delicia de Apio a la parmesana, [Cómo gestionar un apio entero], sencillamente fue el elegido (las demás delicias se quedan en pausa), aproveché esta receta que coincidió con ese matorral de apio que hacía poco había comprado (y que fue un estupendo encontrar uno tan frondoso) para una de las sopas de verduras que hace mi madre y que en el invierno de acá saben a gloría. 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos}
  • Preparación: 15 minutos 
  • Salteado apio: 25 minutos + gratinado en horno
    ___________________________________________________________________________
    Ingredientes:
    Apio a la parmesana

    - 230 gr de apio (180gr tallos y el resto hojas)
    - 1/2 puerro picado (adición personal)
    - 2 ajos rallados
    - aceite de oliva 2 cucharadas

    - 400 gr de tomates triturados 
    - 2 cucharadas de aceite de oliva
    - 25 gr de avellanas recién tostadas*
    - sal
    - pimienta negra
    - 90 gr de queso curado (o mozzarella) 
    + un poco de parmesano rallado (adición personal)

    *Se puede utilizar cualquier fruto seco, almendras, nueces, lo que más gusten.
    ___________________________________________________________________________

    «PREPARACIÓN»
    Apio a la parmesana 
    1. Separar el apio en ramas y hojas, este apio tenía tallos muy tiernos así que no tuve que pelarlos, pero en caso de ser tallos gruesos es bueno pelarlos un poco para evitar los hilos que salen al comerlo. Reservar por un lado tallos y por otro lado hojas. 
    2. Rallar los ajos o picarlos. Cortar la cebolla y el puerro. Poner en una sartén un poco de aceite de oliva y saltear primero la cebolla y el puerro, cuando esté transparente adicionar el ajo y los tallos de apio, cocinar por unos minutos más. 
    3. Aparte fritar el tomate procesado y cocinar por unos 10 minutos. Luego adicionar el sofrito de tallos de apio. Adicionar las hojas de apio picadas y las avellanas recién tostadas y partidas. Remover todo y dejar cocinar por unos 10 minutos más. 
    4. Engrasar una fuente con un poco de ghee o mantequilla y poner el sofrito entre el molde. Poner en la parte superior unas lonjas de queso curado o mozzarella y un poco de parmesano rallado. Llevar al horno hasta que gratine.  

    __


    ::::: Paso a paso fotográfico :::::

    Apio a la parmesana 
    1. Separar el apio en ramas y hojas, este apio tenía tallos muy tiernos así que no tuve que pelarlos, pero en caso de ser tallos gruesos es bueno pelarlos un poco para evitar los hilos que salen al comerlo. Reservar por un lado tallos y por otro lado hojas. 
    2. Rallar los ajos o picarlos. Cortar la cebolla y el puerro. Poner en una sartén un poco de aceite de oliva y saltear primero la cebolla y el puerro, cuando esté transparente adicionar el ajo y los tallos de apio, cocinar por unos minutos más. 

    3. Aparte fritar el tomate procesado y cocinar por unos 10 minutos. Luego adicionar el sofrito de tallos de apio. Adicionar las hojas de apio picadas y las avellanas recién tostadas y partidas. Remover todo y dejar cocinar por unos 10 minutos más. 

    4. Engrasar una fuente con un poco de ghee o mantequilla y poner el sofrito entre el molde. Poner en la parte superior unas lonjas de queso curado o mozzarella y un poco de parmesano rallado. Llevar al horno hasta que gratine. 



    Servir y ser felices con este plato



    *
    Resulta sencillo en su elaboración, un guiso de apio culminado a la parmesana, el contraste de verde y rojo entra por los ojos, es definitivamente delicioso, la versión es vegetariana y culminada con avellanas recién tostadas, es un plato completo lleno de proteína con el queso que me encanta como buena ratona, definitivamente una excelente manera de gestionar un apio y volverlo estrella. 

    Hoy he llegado con dos publicaciones seguidas que, ya saben me encanta poder participar siempre que pueda y acá estoy feliz de asaltarte Ana. Así que, con calma que la maratón apenas comienza.
    Besos y feliz inicio de semana.  





    __________________________________


    ___  Septiembre  - Migas en la Mesa   ___



    ***
    *
    ***
    *

    *****


    Gracias por pasar por éste rincón,
    lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
    de pensamientos; que para muchos
    son recetas conocidas,
    para otros descubrimientos completos,
    y para otros tantos, recuerdos de la infancia o
    remembranzas de algún instante especial
    y para mí son todas estas y muchas más..,
    entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
    dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


    Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


    ···
    _____________________________________________

    Me encuentran en: 


    Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

    #poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

    ___________________________




    [❤︎]
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    37 comentarios:

    1. Muchas gracias Nati! Que palabras tan bonitas :)
      Me alegra mucho que eligieras esta receta, porque no es fácil, los apios no son nada sencillos de gestionar :) Te han quedado unas fotos preciosas, como siempre, que manos tienes!

      ResponderEliminar
    2. Que receta tan estupenda!!!
      Ana es fantástica contando sus historias.
      Un saludito

      ResponderEliminar
    3. ayy Nati, yo soy d elas que compro un poco de apio siempre porque no sé que hacer con él, jajajaja, vaya recetón impresionante, de ahora en adelante voy a salir de la fruteria igual que tu bien orgullosa con mi apio
      feliz domingo y mil besos ahhh y te ha quedado una receta espectacular como siempre
      Rosa

      ResponderEliminar
    4. ¡Qué buena pinta! Mira que no suelo hacer recetas con apio por su fuerte sabor, pero es que esta receta parece deliciosa, tengo que animarme a hacerlo en casa. Un saludo,
      Aránzazu de EL baúl de las delicias

      ResponderEliminar
    5. Caray!!! eso si que es sacarle partido al apio!!! Buen asalto. Besitos itos

      ResponderEliminar
    6. Natalia, ese apio, maravilloso, con ese color y ese aspecto. Me encanta como tenéis esa capacidad los colombianos de dar una vuelta de tuerca al idioma, que lo habláis tan maravillosamente, como cuando hablas de “matorral” de apio, en España diríamos una “ mata” de apio o una mata de perejil, pero sobre todo se dice en Andalucía què se mantienen unas formas alejadas del vocabulario español usual. En Andalucía perviven las palabras que ya no se oyen en casi ninguna parte, como pasa con tu tierra. Da gusta oír hablar a los colombianos, con esa riqueza lingüística y con esos matices que solo nuestro idioma nos lo regala, dominándolo claro... ja ja ja qué mala que soy. Adoro la lengua y no solo ella nuestra. Es un regalo.
      Una receta maravillosa y unas fotos preciosas. Mil besos y buena semana

      ResponderEliminar
    7. ¡Que receta mas rica!!! Me encanta.
      https://lacocinadeestela.blogspot.com/

      ResponderEliminar
    8. jajaja... la verdad es que la gente te mira raro cuando te ven comprar apio jajaja...
      Yo soy muy fan del apio pero nunca se me hubiera ocurrido hacer una receta como esta, tengo que probarla, con todo lo que lleva tan rico debe estar de muerte, hasta "Rábano" le gustaría jajaja...
      Besos
      Nieves

      ResponderEliminar
    9. Qué receta más curiosa, apio como protagonista, jamás lo hubiera pensado, siempre lo uso de complemento.
      Muy buena la receta y las fotos de 10, me ha encantado.
      Felicidades por el asalto!

      ResponderEliminar
    10. esta pasa directamente a mi lista de pendientes...nos encanta el apio y se ve delicioso!!
      besos

      ResponderEliminar
    11. DEbe ser un plato super sabroso dentro de su sencillez!! me ha encantado!! Bs.

      ResponderEliminar
    12. El apio... que no sabemos muy bien qué hacer con él hasta que topamos con recetones como estos. ¡Besos mil!

      ResponderEliminar
    13. Me ha encantado la entrada, las fotos y el plato en general. ¡¡Que buen asalto Nati!!
      Un beso muy fuerte

      ResponderEliminar
    14. Hola, pues has escogido el apio como protagonista y yo encantada pues me gusta mucho. Su sabor es muy característico y especial pero elaborado de esta forma has conseguido un plato espectacular. Un beso!!

      ResponderEliminar
    15. Hola Natalia, me ha encantado l entrada y la receta me parece buenisima y las fotos maravillosas. Me ha encantado todo. Eres una artista preciosa.
      Besinos
      El toque de Belén

      ResponderEliminar
    16. También me pasa lo mismo con el apio, terminan marchitando algunas veces porque no me da tiempo consumirlo todo por lo que esta receta me parece espectacular, no solo por buena presencia que invita a comer sino por lo practica que es para no desechar Nada. Besitos.

      ResponderEliminar
    17. Natalia, qué receta tan rica esta, nunca he hecho el apio gratinado y me parece una muy buena opción, nunca se me habría ocurrido hacerlos con frutos secos!
      Veo que tus apios son de tallos delgados y muy abundante el ramillete! Los de aquí son gruesos y sin hojas! No entendía cómo es que venden apios sin hojas, si es lo mejor de la verdura, para las sopas, le da tanto sabor! Pero luego entendí que es porque las hojas es lo primero que se daña y entonces tendrían que sacarlos mas rápido de venta, a la primera que una hojita esté amarillenta, no se vende, ya sabes como es...
      Me guardo tu receta, un besito!!

      ResponderEliminar
    18. pues si te digo la verdad yo los apio los uso solo para los post excesos, caldos depurativos de apio puerro y zanahoria y para poco o nada mas, no soy de esas que lo come asi tal cual y menos sobresale por la bolsa de la compra jejej, cuando lo he comprado ha sido en bandeja que viene el palo solo, pero a partir de ahora y pasando por tu deliciosa cocina creo que me tendré que animar, y ya sabes si alguna vez cruzas el charco encantadas estaremos de disfrutar de unas cervezas fresquitas contigo, besos mil

      ResponderEliminar
    19. Este plato se ve buenísimo, lo tengo que probar, miro los apios que tengo en la nevera y ya los veo en el horno ummm.
      Un buen asalto Natalia

      besss

      ResponderEliminar
    20. Me parece una deliciosa receta que además no conocía, así que ha sido un gran asalto. Un besote y feliz semana!!

      ResponderEliminar
    21. Un matorral de apio!!! Me ha encantado la expresión :-) Que lindo y que bueno lo haces todo. A mi me encanta el sabor que le da el apio al caldo, si no lo pones queda huérfano pero sobretodo sobretodo, como más me gusta el apio es crudo, bien pelado que no tenga nervios y aliñado con aceite, vinagre y sal! Es delicioso!!!!
      Un beso enorme bonita, ya he vuelto! ;-)

      ResponderEliminar
    22. Yo nunca compro apio, no sé qué hacer con él y, bueno, tampoco me encanta su sabor. No soy la Parishilton de las fruterías, jajaja, me encanta el humor de Ana.
      Pues nada, tendré que aplicarme el cuento y probar tu receta con un apio a ver si le cojo el gusto :)

      ResponderEliminar
    23. Me acabas de dar una ideaza genial, yo hago muchas veces berenjenas a la parmesana...voy a cambiarlas por apio!! Para mí es un ingrediente conocido porque mi madre hace mucho berza de acelgas y apio, guiso tradicional gaditano que me flipa. Buen asalto.

      ¡Un saludo!

      ResponderEliminar
    24. Fíjate, no soy yo muy de apio, me gusta pero salvo. En sofritos, cremas y caldos no lo uso demasiado. No sé integrarlo en muchos platos, así que esta receta se va a mi carpeta de recetas pendientes, porque la mezcla con tomate y con el queso tiene que ser espectacular. En general todo lo que lleva queso me pierde, la verdad, así que yo le pondría doble ración de mozzarella. Y la presentacion muy bonita, enhorabuena. Un gran asalto!!

      ResponderEliminar
    25. Mira que me gusta el apio y jamás de los jamases se me hubiera ocurrido hacer una parmesana con él... bravo por Ana y por ti que gracias a tu robo he descubierto esta receta.

      Te diré un truqui, yo el apio lo congelo bien limpio y seco. Cierto que pierde textura cuando lo descongelas pero para caldos, sopas y cremas va genial..., nunca tiramos nada.

      Nati, preciosas fotos ( como siempre) y un post muy emotivo.
      Bss

      ResponderEliminar
    26. Nati yo suelo comprar apio pero sólo lo utilizo para los caldos y sopas, el sabor que deja me encanta pero la verdad es que nunca lo guiso para comer. Esta receta me parece genial y creo que tiene que estar muy bueno, me la guardo y lo probaré!!
      Buen asalto guapa!!
      Un bst.

      ResponderEliminar
    27. No soy muy amante del apio, pero tú lo has convertido en un plato de estrella micheMic. Besotes!

      ResponderEliminar
    28. Bueno, el apio y yo no somos buenos amigos jajaja, pero no me importaria hacer las paces con el con esta receta!Besos!

      ResponderEliminar
    29. Que buena manera de aprovechar un apio, te ha quedado un plato espectacular aparte de unas fotografías preciosas ,otra que va a mi lista de pendientes

      ResponderEliminar
    30. Fíjate que yo también he usado siempre el apio como segundón, no se me había ocurrido utilizarlo como ingrediente principal... Y viendo las fotazas de esta receta, voy a tener que probarlo, tiene que estar riquísimo.
      Besos

      ResponderEliminar
    31. Me gusta el apio, pero claro siempre es para dar sabor, me encanta como queda como principal. Un plato magnífico. Besos.

      ResponderEliminar
    32. Fabulosa esa receta de apio. Me reía sola con la parte que has puesto de Ana con su apio. Es fantástica, al igual que tú. Me encanta pasarme por tu blog y leer tus historias y poesías. Un asalto perfecto. Besitos, preciosa!

      ResponderEliminar
    33. Muchas gracias por sus comentarios, los leo todos y aunque muchas veces no alcanzo a responder, sepan que los apreció montones y de igual manera aprecio el tiempo que dedican al pasar por este lugar.
      Siempre bienvenid@s,

      Gracias Totales!!!!
      besos!!

      ResponderEliminar
    34. Qué buena pinta!! Es cierto que el apio no sabemos muy bien cómo usarlo o qué hacer con él, y esta opción me parece muy interesante.
      Genial asalto! Muás
      Ni Blanco Ni en Botella

      ResponderEliminar
    35. Querida mia creo que a todos nos pasa lo mismo con el apio jajajaja Yo no soy hiperfan, pero poco a poco se va ganando su hueco en mi cocina, especialmente en caldos y potajes como esta de evrduras que has preparado y que seguro entra superbien con estos frios que empiezan a soplar por aqui. ¡Viva el pobre apio! Estupendo asalto

      ResponderEliminar
    36. Y yo soy de las que utiliza el apio para muy poquitas recetas, lo que me estoy perdiendo! Me la apunto! Besos

      ResponderEliminar
    37. Desde luego Ana tenía razón al decir que ella sabía que hacer con ese apio. Me encanta la receta que has elegido.

      Un beso,

      ResponderEliminar

    Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^