viernes, 11 de agosto de 2017

Aguacate relleno entre tierra y mar...



Hace un mes tenía guardada esta receta entre las tantas que se van represando en el stock de recetas por publicar y con el fin de la cosecha que ha llegado, creo que era hora de compartir esta receta. Generalmente por estas latitudes, los aguacates son pan nuestro de cada día en casa, debido el buen precio que tienen; ya los que conseguimos  por las calles en los alrededores del barrio..., esos sí se acaban a mediados de mayo; pero en el mercado podemos conseguir ejemplares criollos de diversos tipos, este año hasta mediados de julio el precio estuvo perfecto.
Y este enorme aguacate que tuve que capturar, llegó un día de esos donde solemos salir a entrenar en bicicleta junto a Mr.G, en el regreso a casa, entramos a una tienda increíble llena de frutas, verduras y muchas hojas verdes frescas y preciosas; en aquella tienda conseguí aquellos limones mandarinos aromáticos que utilicé para el Rocambole o Brazo gitano de maracuyá. Que levante la mano quien apasionado en esto de los menesteres culinarios no se entretenga en el mercado..., pues a cualquier mercado o tienda que acá llaman de Sacolão, así como en tienda de accesorios y utensilios uno se pierde..., pues cuando vi los aguacates que tenían..., unos ejemplares de más de un kilo y medio de grandes, parecían papayas verdes, eran enormes (eso sí, no esos enormes que se ven redondos y que son ultra modificados genéticamente, no, estos eran especiales, criollos pero grandes y como me fascina el aguacate... pues sin pensarlo dos veces compre dos perfectos y cremosos). 
 
No sé si alguna vez les conté la vez en que en uno de los viajes de mochileros que hicimos hace unos cuantos años, más hacía el sur del Brasil, cerca a Florianópolis, capital del estado de Santa Catarina. En uno de varios viajes locos, viajamos en temporada baja a una pequeña ciudad litoral (donde ningún turista asoma sus narices por aquellas playas en dicha época, quizás estábamos próximos a semana santa, porque sencillamente el mar estaba helado, pero las playas son preciosas..., el primer día del viaje, terminamos en un pueblo desolado, llegamos y todos los hostales estaban casi que abandonados, eran muy pocos los sitios abiertos..., llegamos cuando había pasado la hora de almuerzo que acá es de 11:30a.m. - a 2:00 p.m, pasada esa hora cierran todo y no encuentras restaurantes para almorzar a no ser de que estés en una ciudad grande o a la fija en una plazoleta de comidas en algún centro comercial. En aquella ocasión y luego de conseguir un hostal, teníamos que salir a buscar comida..., caminamos bastante hasta que llegamos a una tienda en la que para cuadrar el almuerzo..., a que no adivinan qué fue lo que la suscrita compró, un aguacate y una bolsa de doritos enorme, nos sentamos ese día en una esquina a comer cada uno medio aguacate y doritos..., no sé si se imaginen la escena un par de locos, sentados en una esquina medio desierta, comiendo aguacate con doritos. Ese tipo de experiencias son las nunca  se olvidan, claramente los pocos personajes que pasaban por nuestro lado nos miraban con cara de asombro, porque por acá el aguacate se consume mayormente en batidos dulces, combinándolo con leche condensada y azúcar (cosa que no me cabe en la cabeza, pero que hace más parte de la cultura de cada pueblo...). Así que para verme feliz, en caso de tener un hambre brutal, con un aguacate y un poco de sal, ya puedo pasar el rato.  
Luego de aquel recuerdo con el protagonista del día, les dejo esta deliciosa idea, porque más que receta, es una de varias opciones para rellenar aguacates, que personalmente me gusta más consumirlo crudo; eso de cocinarlo al horno no me cuadra mucho (pero como todo, es cosas de gustos), me parece más rico fresco, con una pizca de sal, en ensaladas o por supuesto en guacamole como el que hacemos en mi casa materna para los asados familiares... 

ahora sí, la receta...
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos}
  • Preparación de los chips al horno: 30 minutos 
  • Preparación aguacate relleno: 10 minutos 
___________________________________________________________________________

Ingredientes:
Aguacate relleno entre tierra y mar...
[ no doy medidas porque va más en el gusto y tamaño de las porciones]

- aguacates
- cebolla morada
- chiles a gusto*
- pimentón rojo
- queso gorgonzola
- 1 ajo
- camarones
- cilantro 
- huevos de codorniz cocidos
- plátano macho para los chips
- sal


*He utilizado dos tipos de pimientas o chiles como les dicen acá, la biquinho (roja que no pica), y la bode roxa que es morada y pica. Les dejo los enlaces para conocerlas mejor.

___________________________________________________________________________


«PREPARACIÓN»

[PARA LOS CHIPS DE PLÁTANO MACHO]
1. Para los chips de plátano macho, cortar longitudinalmente, precalentar el horno y disponerlos sobre una bandeja con papel encerado y pincelar con ghee o mantequilla, hornear a 190ºC por unos 25 minutos hasta que doren. Revisarlos de vez en vez y dar vuelta.

*



[PARA EL AGUACATE RELLENO]

1. Saltear los camarones en un poco de aceite y ajo por un par de minutos. 
2. Cortar el aguacate longitudinalmente, quitar el carozo o hueso, y sacar con cuidado parte de la pulpa del mismo.
3. Cortar finamente la guindilla o pimientas, así como el pimentón y el cilantro. Machacar parte de la pulpa que sacamos del aguacate, formado un puré. Cortar finamente la cebolla morada y pasarla por agua fría, remover con las manos como si la estuviéramos escurriendo entre el agua para quitar el sabor fuerte que tiene, colar y adicionar al puré de aguacate.
4. Adicionar al bol donde tenemos la mezcla de aguacate, los chiles, el pimentón, una parte del queso en pequeños trozos, mezclar y adicionar el cilantro picado.
5. Adicionar los huevos de de codorniz partidos por la mitad, y los camarones, mezclar y rellenar los aguacates. Poner algunas alcaparras y servir con los chips de plátano macho y a disfrutar...



.... Paso a Paso...


1. Saltear los camarones en un poco de aceite y ajo por un par de minutos.  



2. Cortar el aguacate longitudinalmente, quitar el carozo o hueso, y sacar con cuidado parte de la pulpa del mismo o utilizar una de las mitades, en caso de hacerlos pequeños, usar uno para rellenar.



3. Cortar finamente la guindilla o pimientas, así como el pimentón y el cilantro.  Machacar parte de la pulpa que sacamos del aguacate, formado un puré. Cortar finamente la cebolla morada y pasarla por agua fría, remover con las manos como si la estuviéramos escurriendo entre el agua para quitar el sabor fuerte que tiene, colar y adicionar al puré de aguacate...




4. Adicionar al bol donde tenemos la mezcla de aguacate, los chiles, el pimentón, una parte del queso en pequeños trozos, mezclar y adicionar el cilantro picado...


5. Adicionar los huevos de de codorniz partidos por la mitad, y los camarones, mezclar y rellenar los aguacates. Poner algunas alcaparras y servir con los chips de plátano macho y a disfrutar...



Una propuesta que es fresca y completa, porque ahí donde lo ven llena bastante. Se puede hacer con aguacates pequeños, tipo hass, en ese caso reservar uno para el relleno. Puede servir de entrada si son pequeños, pero para mi gusto de principal con montones de chips de plátano queda perfecto...

¡Feliz fin de semana!



***
*


***
*

*****


Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial
y para mi son todas estás y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________


[❤︎]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios:

  1. Nati la receta de hoy me da mucha envidia... Allí tenéis los aguacates a buen precio, aquí en España están a precio de oro desde hace unos años. Además es tan sumamente grande ¡nunca he visto un aguacate con ese tamaño! Me he quedado ojiplática.

    La receta me encanta. Desde la combinación de ingredientes a esa presentación tan sumamente elegante y bonita.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es uno de esos súper aguacates que no pude resistirme a comprar, salió como por 3 reales, no alcanza a costar 1 euro 🙈🙈
      Ya la época por acá creo que ha llegado a su fin, se consiguen pero un poco más caros.
      Que bueno que te guste la receta, es una combinación que me encanta, aguacate a manera de guacamole con platano macho al horno mmmm!!!

      Un beso para ti y gracias por pasarte estando de vacaciones ^_^

      Eliminar
  2. Me parecen deliciosos con el relleno que has puesto.
    Yo tampoco los he visto jamas tan grandes ! ! !
    Mil besitos.
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Rosa son una cosa loca estos ejemplares ;)
      Un beso para ti!!

      Eliminar
  3. Querida Nati. Te digo lo mismo que Cuca, aquí son caros, menos calidad y más pequeños, al menos, los que yo compro, pero así y todo, los consumo a diario porque me encantan y son sanos.
    Me has hecho recordarme a mí y a mi marido en viajes lejanos ya en el tiempo, tanto los viajes, como el marido, ja, ja. Todo valía para comer y se disfrutaba.
    Las guindillas nunca las había visto y me parecen monísimas.
    Tu receta me encanta y la podría adaptar un poco. La guardo, porque estoy bastante vaga con el calor y eso que ha refrescado un poco.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Marisa tantas frutas ricas, recuerdos lejanos que hacen parte de nuestras vidas ^_^ Las guindillas un día las vi y me parecieron tan bonitas que tenía que probarlas, se me hicieron muy curiosas con esos colores, las rojitas son muy ricas, no pican pero tienen un sabor delicioso suelen hacerlas en mermeladas.
      Esta es una alternativa de muchas opciones para rellenar aguacates ^_^, disfruta el calorcito aunque desespere muchas veces, claro que no puedo decir nada porque siempre le huyó a esa estación por acá ^_^
      besitos para ti!

      Eliminar
  4. Hola Natalia, qué ricura de receta!! Leo tu cuento de los aguacates grandotes y mirando las fotos, no me sorprende, porque los que habían en mi casa, en ese árbol hermoso eran así grandes y cremosos, de color verde y amarillo intenso y hermoso, bien criollitos como estos que traes; tristemente ese árbol se ha ido enfermando y quien sabe que mas de tantos años, que ahora los aguacates son mas pequeños, pero en fin, he disfrutado tu receta como siempre; con todo y cuento mochilero.
    Besitos amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino aquellos súper aguacates, son una completa delicia amiga, por acá son pan nuestro de cada día, cremosos completos son manjares que valen oro y que toca aprovechar por completo, de mochileros y cuentos, que las anécdotas son muchas....
      Besos para ti y buena semana!

      Eliminar
  5. Que bonita sugestão, Natalia! :)
    Gostei imenso e fiquei curiosa. Eu tenho uma relação algo difícil com o abacate. Ainda em aprendizagem para o aprovar completamente.
    Esta versão parece-me bem interessante e saborosa. A guardar para experimentar.

    Bjinhos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá Susana, muito obrigada! ^_^
      que bom que gostará, eu gosto muito do abacate con sabores salgados, mas tem que ser abacate que não esteja muito maduro porque macio não é muito gostoso para este tipo de plato.
      Acho que vai gostar da sugestão
      beijos!!

      Eliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^