26.6.22

PAN DE COLADA DE AVENA FERMENTADA [Luego de tres semanas, se vale aprovechar]

  

Del apartado de fermentados que se van formando sin uno saberlo, acá llega una idea para aprovechar
_________ 

Hace unos días en una tarde de esas donde me encontraba llegando a casa con mercado entre manos, estuve revisando la nevera y organizando todo. Había olvidado una vieja colada de avena en hojuelas gruesas llena de clavos y canela que llevaría unas tres semanas largas olvidada en el último rincón de la caja de fríos. Cuando la saqué, parecía una masa madre, se había formado una capa de agua de tono amarillo claro, parecida a la que suelta la masa madre cuando la llevo a dormir entre el refrigerador. Al acercar mi nariz, me recordaba el aroma del masato navideño (sería por los clavos y la canela), claro, ya estaba fermentada. ...Y pues, hice lo mismo que hago con la masa madre cuando lleva algunos días en la nevera, la probé. Estaba ácida, pero tampoco era una cosa para tirar. Más de 700 gr en aquel cuenco y me dije vamos a probar con una parte de ella para elaborar un pan.

 

Aclaro que este pan no lleva masa madre, lleva fermento seco, con 400 gr de colada de avena rancia o mejor fermentada. Preparé una mezcla grande, un peso de casi 2 kilos de masa para este pan. Fue más bien una prueba que salió tan buena, que decidí compartirla por aquí.

 

Aquella avena la hice para un desayuno de madrugada, era un día frío de domingo y tocaba salir al terminal de buses para acompañar a Mr.G en un viaje relámpago. Una colada de avena que cayó de maravilla para llenar la barriga antes de las 5 de la madrugada, perfecta para dar espera para el momento del segundo desayuno feliz por allá hacía las 8-9 de la mañana y de paso el costillo, también llevo su buen vaso. 

 

Del pan en su forma, el resultado fue regular no tan bonito {con esta cantidad es preciso utilizar dos moldes, porque saldrán dos panes}, soy una loca y aún sabiendo que crecería bastante, puse toda la mezcla en un solo  molde. De nuevo..., aún sabiendo que probablemente se saldría, metí el cacho y ¡zas!, una vez crecido, pliegues y manejo rápido porque la masa queda más bien húmeda y allí fue de sopetón al molde. Luego tenía que salir corriendo y quería aprovechar el tiempo mientras se calentaba el horno y le daba tiempo a la masa entre el molde de volver a crecer, para el regreso estaría lista.  Al llegar a casa, al cabo de unos 40 minutos, lo llevé al horno  ya caliente, entre una bandeja "por si acaso". Mi sorpresa inocente inicial, fue que al verlo por la puerta entre el horno estaba lindo y perfecto, pasó el tiempo, la casa perfumada con el mejor de los aromas..., y ya era hora de sacarlo, lo fui a ver y !plop!, por atrás se había caído una parte de la masa. Lo dejé enfriar un poco y luego lo desmolde lo mejor que pude. Por andar con prisas y no  dividir esta cantidad en dos…, crónica de un derrame anunciado, {moralejas por andar con prisas}. Claro, el señor G. saltó directo a esos recortes que desprendí del molde al cabo de unos 20 minutos y menos mal estaban en la bandeja de base que puse.
El aroma de la huella de avena con canela y clavos era una cosa que inundaba toda la miga de este maravilloso, tierno y esponjoso pedazo de pan. Del proceso, no hice fotos, lo único que hice fue anotar las cantidades que iba colocando, porque todo fue muy Nati en "modo de prueba y prisas". Y entonces, sí que se puede aprovechar colada de avena fermentada. De los moldes, si se hace toda la cantidad que preparé para esta preparación,  por favor dividir esta cantidad en dos moldes. También recomiendo utilizar molde, porque es un pan con alto porcentaje de agua, entonces se mantiene mejor entre el mismo. 

 

Comparto esta receta en el proyecto 1+ / - 100, desperdicio 0organizado por Marisa con su blog Thermofan. En el compilado de junio pueden participar y anexar ideas, recetas y proyectos hechos a mano... para aprovechar lo que tenemos en casa, les dejo los recopilatorios mensuales que lleva este proyecto.  

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos}
Preparación pan: 20 min  | Levados: 2 horas  | Formado de panes y levado final en molde : 1 hora  | Horneado: 1 hora (horno a gas)
____________________________________________________________________________________________________
PAN CON COLADA DE AVENA RANCIA 
Ingredientes:
[2 Moldes de pan)

- 470 gr harina trigo
- 320 gr harina integral
- 250 gr harina de fuerza
- 2 cucharadas de sal (20gr)
- 6 cucharadas de azúcar (95gr)
- 650 ml agua tibia
- 400 gr colada de avena rancia (al clima)*
- 18 gr de fermento seco
- 100 gr manteca de cerdo 

*Una colada de avena en hojuelas con dos partes de agua y una de leche, aromatizada con clavos y canela. Duró 3 semanas entre el refrigerador, estaba ya fermentándose. 
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::  

«PREPARACIÓN»

Pan con colada de avena rancia
1. En un cuenco grande mezclar harinas con sal, remover y reservar.  
2. Aparte en otro cuenco, poner agua tibia y la manteca de cerdo. Mezclar. Adicionar también la colada de avena (fermentada), el fermento seco, el azúcar, diluir muy bien.  
3. Verter líquidos a secos, integrar con ayuda de una cuchara y luego amasar hasta integrar todo, hasta obtener una homogénea. 
4. Dejar reposar por 40 minutos y luego amasar de nuevo (la masa desarrollará más gluten y más fuerza, dar pliegues). Dejar reposar 20 minutos y de nuevo amasar, dar pliegues hacía el centro y repetir de nuevo otra vez más). Dejar crecer la masa 1 hora o hasta que doble su volumen.
5. Alistar dos moldes, untando con aceite de oliva todas las paredes. 
6. Dividir la masa, poner sobre una mesa con un poco de harina y formar dando pliegues y enrollar (la masa estará algo húmeda, es necesario actuar rápido y ágilmente) y ubicar con cuidado la masa  entre el molde con pliegues hacia abajo.  Repetir con la otra parte de masa y disponerla en otro molde. (En mi caso fue un caos, la masa estaba mucho más húmeda y aunque formé y di fuerza, al ubicar entre el molde fue a lo que pude).
7. Dejar reposar 1 hora. En ese tiempo encender el horno a 250°C. Para que se vaya calentando. 
8. Al cabo de ese tiempo, llevar los moldes al horno a 180°C por 45-50 minutos. (Mi horno es a gas, por lo que al final puse 10 minutos el dorador en la parte superior). 
9. Sacar del horno, dejar templar y desmoldar. Dejar enfriar en rejilla. 

::::NOTAS::::: 

  • En caso de tener máquina, será mucho más fácil porque trabajar esta cantidad de masa a mano es un poco pesado. 
  • Para conservarlo por varios días, recomiendo cortarlo en rodajas y llevar a congelar, al momento de servir, sacar las tajadas que vamos a consumir, será cuestión de darles un golpe de calor en sartén tapada a fuego mínimo por un par de minutos. Estará como recién hecho.  




Buena semana, por acá fría y especial para hacer cositas al horno





*



Acá pueden ver las ideas de junio en 1+/-100 desperdicio 0  




#unomasmenos100desperdicio0




#poesiaculinaria


***
*
***
*

*****


Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia o
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estas y muchas más...,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________










[❤︎]

9 comentarios:

  1. Mi querida Natalia, sinceramente creo que este 'experimento' solo puede salir victorioso en manos expertas como las tuyas, a mí la mitad de las cosas que leo sobre el pan me fascinan, y cuando me sumerjo en el mundo masas madres, prefermentos, leudados, y demás, es como una película de 'ciencia ficción' todo me suena tan raro y lejano a mis conocimientos, pues en cuestiones panaderas estoy más bien verde, que lo leo, sí, por mi cualidad inquieta de no saltarme ni una coma, pero a la mitad del texto, casi que me pierdo, jajaja...
    Lo que si no me perdería por nada del mundo sería probar tu pan, que ya quisiera yo tenerte de vecina, y que lo que me despertara fueran los aromas de tu cocina, y no la música zen o reiki o como quiera llamarse, que le ha dado últimamente a mi vecina, la que da pared con pared a mi casa, por poner a todo volumen desde que se ha divorciado, es una persona insoportable, no me extraña que le vaya como le va en su vida familiar, que aunque esté feo decirlo, se llevan como perros y gatos, padres e hijos, se pasan discutiendo a voz en grito todo el día, vamos que hasta con las ventanas cerradas de mi casa, por que las suyas no se cierran ni en invierno, se entera una de todo, ¡qué pena! ¿no le dará vergüenza? Jajaja... Hoy me fui por los cerros de Úbeda, pero mi paciencia infinita, solo se ha visto calmada, después de levantarme, parece que a la susodicha, le da gusto que el vecindario esté bien al día de sus cuitas matrimoniales, jajaja..., porque solo hasta entonces, no ha apagado la música. Así que he aprovechado para relajarme, tomando mi desayuno sentada en mi patio, disfrutando del fresquito matutino, oyendo el zumbido de las moscas y poco más.
    Besos y feliz domingo invernal.

    ResponderBorrar
  2. Me ha gustado mucho la expresion -todo fue muy Nati!! Jeje! Yo tambien tengo esos momentos muy Gemma, a veces sale bien, Otros fiasco! El pan maravilloso se ve 😍. Felicidades y gracias por compartir.
    Una cosita. Tengo esas macetas torcidas de caras en mi lista de deseos de Amazon 😍 un dia caeran. Compré unas de la misma marca y me encantan. Cuidate!

    ResponderBorrar
  3. ¡¡Hola Natalia!! Te confieso que yo no tengo la capacidad de ver qué hacer con los restos de muchas comidas, por eso, suelo hacer siempre lo justo. Me encuentro esa colada de avena fermentada y te aseguro que lo último que se me ocurre es hacer un pan tan rico. Mi enhorabuena, de verdad que yo me veo incapaz de improvisar algo tan estupendo. Y vaya pan, tiene que estar riquísimo, tierno y con ganas de dejar fermentar otra vez la colada de avena. Tienes recursos, me encanta eso. Sigues teniendo la colada para el desayuno, pero ricamente transformada. ¡¡De 10!! Besitos.

    ResponderBorrar
  4. Hola Nati, me parece un aprovechamiento genial, imagino ese olorcito tan rico del que hablas y me dan ganas de probarlo, pero me surge una duda ¿si la colada no está fermentada quedará igual o es necesario que lo esté?
    Besos

    ResponderBorrar
  5. Hola Nati!!
    Qué atrevida que eres, aunque veo que no te equivocaste, ya que te ha salido un pan divino!! Claro, quitando los inconvenientes del molde. Qué lo leo y me sale una carcajada porque te imagino a ti y a la masa cómo quien puede más con la "pelea" jaja.

    Este año me despedido!! Necesito el verano por completo para descansar.
    Un beso grande y nos vemos a la vuelta ♥♥♥

    ResponderBorrar
  6. M encanta Nati, ya sabes que soy una entusiasta de las masas y unas más que otras todas me gustan. Los panes con avena son deliciosos y este con esa colada ya reposada tiene que ser lo más. También soy de club desperdicio 0 y este me parece un reciclaje que deja huella, lo digo porque de ahora en adelante tendremos que hacer el preparado de avena a propósito para después hacer el pan, jajaja.
    Un besito y feliz semana corazón.

    ResponderBorrar
  7. Hola Natalia. No se en qué momento me perdí de tus publicaciones, bueno, yo he estado bastante dispersa y perdida de mi propio blog, así que te imaginarás ando como bien fuera de onda. Di una mirada a las recetas y me encantó el pastel de papas y cebollas y el pastel de maracuyá todo un espectáculo con distintas capas de sabores y texturas y la lengua muy interesante... Espero que todo ha estado bien para ti todos estos meses, ese tiempo extendido con tu familia y todos tus proyectos en marcha. Tu pan me parece maravilloso, un reciclaje estupendo, el ácido de la avena fermentada debe dar un sabor particular, algo así como el de masa madre. Nunca he dejado avena así por tanto tiempo, hago sólo la cantidad de comer al momento, pero por probar este pan lo haría ;) Me apunto todas estas recetas e ideas tan ricas que compartes. Besos!!!

    ResponderBorrar
  8. Hola mi querida Nati:
    Aquí hace fresco a esta hora de la noche y se agradece porque los días son ya calurosos y húmedos. Pensar en en el frío de tu zona, apetece. Cada vez aguanto menos el calor.
    Me alegra que estés de nuevo en el proyecto y más, con un pan tan original, fruto de experiencia y prisas, pero novedoso y seguro que bien rico. Puedo imaginar el olor en tu cocina, en la casa y tal vez, el que se coló y enamoró a tus vecinos.
    Estoy muy desconectada desde hace tiempo y publico poco, tarde y mal. Tampoco visito casi ningún blog y eso se nota en las visitas al mío, pero cuando no se puede, tampoco hay que alarmarse, ni agobiarse.
    Me pido mi rebanada y te envío un beso.
    Mil gracias.

    ResponderBorrar
  9. Querida Natalia, me ha encantado tu pan. Se ve tierno y esponjoso pero también saludable y sabroso. La avena y la proporción importante de harina integral que le has puesto, el tiempo de fermentación y todo tu cariño e improvisación, hace de este pan una autentica joya. Me hubiera encantado probarlo. Besos.

    ResponderBorrar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ◠‿◠