9.6.20

Camarones en crema de coco・ {CocinArte}

...¡Amor hortelano,
desnudo, oh verano!
Jardín del Amor.
En un pie el manzano
y en cuatro la flor...
Rafael Alberti 



Cuando hay camarones lindos, es tiempo de aprovecharlos y lo que me gusta de la comida de mar, es que se realiza en poco tiempo, el resultado un sabor brutal y una textura cremosa estupenda para acompañar un buen pan, quizás jugar con Naan y poner encima esta delicia de camarones en su salsa o también por qué no, acompañando un arroz con coco al estilo de mi tierra (lo tengo pendiente por realizar). 

Hoy llego con estos camarones en salsa que no planeé, sencillamente surgió la receta de manera espontánea, mientras la cocinaba fue apoderándose en mi ser la idea de que esta cazuela de camarones en su leche de coco me llevaba de alguna manera a meterme en la obra del Jardín de las Delicias.
La propuesta que traigo para este día va de la mano del proyecto CocinArte. En este reto María desde In my little Kitchen, nos invita cada mes a descubrir cuadros y obras de la arquitectura. Analizando algún pintor, estilo, época, composición, luz, color, expresión, contexto social, geográfico, en fin... una ventana que nos lleva a crear deliciosas recetas a partir de las obras que María nos propone. 
El Jardín de las Delicias de Jerónimo Bosch "El Bosco", nació en 1450 en Holanda. Una obra magistral que viene en su formato cerrado, se trata de dos puertas que muestran la idea de la tierra plana y sin luz, sin color, sin vida.  Luego al abrirlas a manera de tríptico tenemos un nuevo formato, se podría leer de izquierda a derecha y mirando el cuadro de esta manera tenemos el primer panel que nos lleva a la idea del Paraíso donde se vislumbra la creación del mundo. Luego en el centro un panel más grande con los placeres terrenales donde la lujuria es uno de los temas destacados, el deseo sexual, formas y símbolos (naturaleza, animales, esferas, ramas, cuernos, torres, castillos, frutas...) que nos llevan a pensar en esos deseos y pasiones, personas desnudas, animales y frutas a una escala enorme. Luego el Infierno  en el tercer cuadro con el contraste de luz y sombra, frío y calor, el placer de la anterior escena se contrasta por el sufrimiento de esta otra parte, se juzga quizás la música profana, el juego..., muchos símbolos enigmáticos, muchas maneras de interpretarlo. 
El Jardín de las Delicias - El Bosco1500-1505

Una obra llena de elementos, símbolos, colores, muchas escenas, una gran cantidad de situaciones oníricas, abstractas, enigmáticas... que cada parte daría para escribir una larga historia, una obra en si misma deslumbrante. Algunos hablan de interpretaciones religiosas, otros hablan de la ciencia, el origen del universo y la tierra, dualidades que nos dejan con una idea de la evolución, mensajes, metáforas de un artista 
Una receta sencilla y rápida, esta cazuela de camarones en salsa de coco es mi propuesta llena de colores, contrastes, con sus camarones y un caldo delicioso y algo lujurioso quizás; contraste de sabores y colores que me dejan sin más palabras. Sencillamente invitar a probarlo. Un día la intentaré con leche de coco natural, al mejor estilo del Encocado de corvina y camarones.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos}
Preparación: 20 minutos  
____________________________________________________________________________________________________________
Ingredientes:
Camarones en crema de coco
[2 porciones]
- 3 cucharadas de ghee (o aceite de oliva)
- 1 cebolla morada grande
- 1 cebolla blanca
- 1/2 pimiento rojo
- 500 gr camarones descongelados
- 1 cucharadita cúrcuma
- 3 ajos rallados
- 450 ml crema de coco*
- 200 ml caldo de pescado o agua
{PARA FINALIZAR} 
- Cilantro picado
- ají o guindilla picada
- cebolla morada en julianas finas

*Siempre será mucho mejor utilizar leche de coco natural, esta vez me fui por la crema de tarro; pero, sí es mucho más rica la versión con leche de coco natural. (En una parte de esta receta explico cómo sacar dicha leche por si llegan a tener un coco seco a la mano). 
____________________________________________________________________________________________________________


«PREPARACIÓN»

Camarones en leche de coco
1.  Picar las cebollas en brunoise (cubitos pequeños), poner una sartén con ghee o aceite de oliva y sofreír. Adicionar la cúrcuma y los ajos rallados, el pimiento picado y la guindilla o ají y saltear un poco. 
2. Adicionar los camarones y el zumo de 1 lima, saltear por 1 minuto.  
3. Adicionar la crema de coco (si utilizamos leche de coco natural, queda mucho más rica), poner un poco de caldo de pescado. Cocinar por 10 minutos a fuego medio. Rectificar sal al final. 
4. Servir caliente con un poco de cilantro y ají picado, un poco de cebollas moradas cortadas en pluma bien fina.


Disfrutar


Notas 
Es importante no cocinar de más los camarones porque se encojen y se pierde su sabor. Solo cocinarlos unos cuantos minutos y listo. 



Adicionar al final más caldo de pescado y al servir unas gotas de limón (lima) es una delicia... 









*

***

EL BOSCO



El diablo hocicudo,
ojipelambrudo,
cornicapricudo,
pernicolimbrudo
y rabudo,
zorrea,
pajarea,
mosquicojonea,
humea,
ventea,
peditrompetea
por un embudo.

Amar y danzar,
beber y saltar,
cantar y reír,
oler y tocar,
comer, fornicar,
dormir y dormir,
llorar y llorar.

Mandroque, mandroque,
diablo palitroque.

¡Pío, pío, pío!
Cabalgo y me río,
me monto en un gallo
y en un puercoespín,
un burro, en caballo,
en camello, en oso,
en rana, en raposo
y en un cornetín.

Verijo, verijo,
diablo garavijo.

¡Amor hortelano,
desnudo, oh verano!
Jardín del Amor.
En un pie el manzano
y en cuatro la flor.
(Y sus amadores,
céfiros y flores
y aves por el ano.)

Virojo, pirojo,
diablo trampantojo.

El diablo liebre,
tiebre,
sítiebre
notiebre,
sipilitiebre,
y su comitiva
chiva,
estiva,
sipilipitriva,
cala,
empala,
desala,
traspala,
apuñala
con su lavativa.

Barrigas, narices,
lagartos, lombrices,
delfines volantes,
orejas rodantes,
ojos boquiabiertos,
escobas perdidas,
barcas aturdidas,
vómitos, heridas,
muertos.

Predica, predica,
diablo pilindrica.

Saltan escaleras,
corren tapaderas,
revientan calderas.
En los orinales
letales, mortales,
los más infernales
pingajos, zancajos,
tristes espantajos
finales.

Guadaña, guadaña,
diablo telaraña.

El beleño,
el sueño,
el impuro,
oscuro,
seguro,
botín,
el llanto,
el espanto
y el diente
crujiente
sin
fin.

Pintor en desvelo:
tu paleta vuela al cielo,
y en un cuerno,
tu pincel baja al infierno.







***
*


*****

Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia o
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estas y muchas más...,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________







[❤︎]





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 comentarios:

  1. ¡¡Hola Natalia!! ¡Pero qué bien se ve tu plato! Los mejores platos son los que nacen de la improvisación, por eso luce tan bien este rico plato de camarones en leche de coco. Sabores que combinan muy bien y si que recuerdan a ese Jardín de las delicias del Bosco. Se le nota al plato que tienen el punto de cocción perfecto, muy importante para que el plato quede así de bien. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total Isabel, un plato que al verlo sencillamente me llevo a aquel jardín, un plato exquisito
      besos

      Eliminar
  2. Buenos días Natalia, es impresionante cómo has plasmado el colorido de este magnífico cuadro en tu plato, mira que he visto esta obra en El Prado varias veces, es una cosa impresionante, te puedes llevar horas mirándolo porque tiene una cantidad tal de detalles, que en cada centímetro descubres una historia, detalles minúsculos, tan minuciosamente pintados que piensas que es imposible como en la época en que fue pintado, estuviera tan bien dotado. Una maravilla que sin duda tu guiso de camarones retrata con extrema similitud, si es que es posible, pero entre los colores tan vivos y esos sabores que describes, debe ser como estar en el Paraíso, un auténtico Jardín de las delicias, que tú has retratado combinando ingredientes con mucho gusto. Yo me lanzaría de cabeza a devorarlo, bueno sin cilantro, que ya conoces mi intolerancia, pero como visualmente el verde es necesario, pondría perejil, que es más de mi estilo.
    Sin duda has cocinado una magnífica obra de arte.
    Besos, y espero que lo hayáis disfrutado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi Concha bonita, un cuadro que es realmente para dejarlo a uno sin palabras ante tantos detalles. Para ti nadita de cilantro, yo lo se jajajajajaja, con perejil también quedaría maravillosa sin duda, mil besos para ti

      Eliminar
  3. Natalia, estoy salivando. Preparé una vez unas gambas con leche de coco y estaban de llorar de buenas, por lo que me imagino el sabor de estas. Ahora es fácil encontrar la leche de coco en España, hace tres o cuatro años costaba más. Los preparo seguro sin tardar.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  4. Hola, seguro que es una delicia, el toque de coco seguro que aporta un sabor muy rico y legante al plato. Has conseguido una nueva obra de arte. Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ◠‿◠