9.5.22

Tarta de quesos, esponjado y mermeladas cítricas (uchuva, maracuyá, kiwi) ·•· {CocinArte - Gustav Klimt}

“No tengo el don de la palabra hablada ni escrita, especialmente si tengo que decir algo sobre mí o mi trabajo. Quien quiera saber algo de mí -como artista, lo único destacable- debería mirar con atención mis cuadros y tratar de ver en ellos lo que soy y lo que quiero hacer.”

Gustav Klimt
________________


*
¡Salacadula Chal chicomula. Bibidi Babidi Bu.!!...


Que no se note que he vuelto a mis clases de cerámica y pienso en planchas de arcilla bien pulidas y en cómo ejecutar ciertos utilitarios que mi mente va creando o sencillamente que veo y quiero realizar con mis propias manos..., pues sí, la semana pasada comencé de nuevo y por ello es que aún ando medio acomodándome a clases, ordenando casa que estaba un poquito desubicada cuando una sale y todo se va trastocando de lugares y así van pasando los días y cuando te das cuenta..., no quieres perderte más propuestas interesantes que te hacen alucinar con obras preciosas. Y te lanzas a intentar realizar una receta y esta vez, vamos por una que luego de cavilar mucho en sabores y formas de frutas, fue hilándose todo y al filo del día de publicación  por estas latitudes vamos con este reto que me encanta y me pone a crear y a dejar volar mi imaginación y a conectar arte, diseño, repostería y sabores. Hoy la receta es un retazo de gustos y de otras, amalgamado para esta ocasión.  
Día 9 de mayo y la cita es con el reto CocinArte. Donde María desde su delicioso espacio In my little Kitchen, nos invita cada mes a descubrir un cuadro o espacio arquitectónico, escultura; analizando algún pintor, estilo, época... una ventana que nos lleva a crear deliciosas recetas. Esta vez, con motivo del día de la madre la propuesta es así, llena de formas que remiten a lo femenino y un artista que tuvo a la mujer por musa. 

 

Se trata de Gustav Klimt (1862 - 1918), artista austriaco. Representante del movimiento Modernista (opuesto a lo clásico, a los temas cotidianos, propone una pintura simbolista, un arte nuevo, un arte libre).  Su padre fue orfebre, estudio pintura e interiorismo en la Escuela de Artes y Oficios de Viena. Formó junto a su hermano un grupo denominado la Compañía de Artistas. El tema principal de G.K. es la mujer como fuente de inspiración: la mujer desnuda, la mujer como objeto ornamental (porque también la muestra así), conceptos como: sensualidad, erotismo, feminidad, sexualidad, están presentes.  
El formato cuadrado lo utilizó en casi todo, así como la novedad en el encuadre de figuras desplazadas a los lados en el modernismo (encuadre fotográfico). Sus retratos siempre son bien detallados y expresivos. El dorado hace parte de su  obra, así como los ornamentos, la falta de profundidad (bidimensionalidad) hace parte de su evolución. La etapa dorada de G.K. surge a raíz de un viaje que hizo a Italia, en la iglesia de Rávena con mosaicos bizantinos que influenciaron por completo el desarrollo de  esta etapa. En cuanto al color dorado, el oro era utilizado por Klimt para expresar pasión terrenal; contrario a lo que simbolizaban los mosaicos bizantinos (deidades y santos). También el contraste de vida y muerte; (eros: deseo erótico, amor, sensualidad) y (tánatos: muerte) hacen parte también del juego de opuestos que se atraen siempre, círculos y los cuadrados, colores, fragmentos. El (período caleidoscópico) influenciado por las estampas orientales de la época en la que se hizo el cuadro que nos propone este reto con sus colores y capas de colores hizo parte de su obra al final de su vida. 


Fragmento obra - Las tres edades de la mujer, 1905. Gustav Klimt

 

Un obra que sencillamente retrata el paso del tiempo, (me encanta verla toda completa porque es bella, se siente, es cautivadora y sincera a la hora de mostrar ese sentir de mujer). De colores, tenemos cálidos y fríos, conceptos como juventud y vejez, nacimiento, vida, ocaso.  
Mujeres, madres o no: mujeres. Y la inspiración es de colores, de frutas, de círculos y su pulpa, de sabores que nos traen esas frutas cítricas como la maracuyá, las uchuvas, la literalidad de una cuenco de galleta que simboliza un poco esa silueta de mujer.  
Un contenedor especial de galleta preparado en una primera etapa, luego una capa de quesos en horno, seguida de una capa de frescura con el esponjado de maracuyá en frío y chispas de mermelada de uchuvas, kiwi y más maracuyá y galletas de la misma masa a juego de espirales que simbolizan la vida. 
Para esta receta tenía ganas de mi tarta de quesos favorita y cayó en modo especial para la propuesta Klimt en este mes. Quien me conoce sabe que soy ratona y es su interior el corazón de quesos es maravilloso, es prácticamente la misma receta de la Torta dolce di Formaggio pero en formato diferente y con más adiciones. 
De la receta, para esta oportunidad, improvisando un poco los contenedores (claro que me gusta jugar con estos cuencos como mi Tarta tropical de Papaya), en esta  de cerámica en los que ando metida, quise jugar con la silueta de la madre y mujer.  
Por si alguien llega a realizar esta receta va el paso a paso de fotos del cómo realice primero el cuenco de galleta, una vez horneado y enfriado puse la mezcla de quesos y de nuevo fue al horno por unos 40 minutos a 170 °C con dorador 5 minutos al final (la receta sí la dejo en el enlace original para no alargar esta entrada). La decoración es con un poco de masa sobrante de la misma masa de galleta de la base. Luego quería que tuviera su punto de fresco delicado también y jugando con el contraste de frío y calor, hice un esponjado de Maracuyá que intencionalmente cubrí en 2 partes de la tarta. Lleva en su decoración y sabor mermelada de uchuvas (porque está fruta tiene muchas semillitas pequeñas que me llevan a la obra de este artista y sus pequeños detalles de ornamentación, también es una fruta para mi concepto muy femenina y el color que deja la mermelada es como el oro brillante y precioso). La maracuyá o fruta de la pasión está incluida en el esponjado y también en una pequeña porción de mermelada que sirvió de decoración y va del mismo juego de frutas cítricas, de colores y detalles que contrastan muy bien con los colores de la obra pero además con los sabores para combinar esta tarta de quesos y finalmente el kiwi que es otra maravilla que combina de lujo en ese trío de frutas ácidas.

 Foto del proceso general de la preparación

 

Una receta que lleva lleva tiempo y mimo, un proceso que es como la vida misma, un camino de etapas. calor-frío, interior-exterior, nacer-crecer-desarrollarse- caer- brillar en el otoño de un ocaso con cicatrices, pequeños fragmentos que hacen parte de ese gran todo que simboliza la vida misma. Lo efímero, la belleza, la dulzura, las chispas de luz, de sombras, de alegrías, de llantos, de risas de sufrimientos.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos}
Preparación tarta: 2 horas | Preparación  esponjado: 10 minutos+nevera | Mermeladas cítricos: 45 min | 
________________________________________________________________________________________________________
Ingredientes:
TARTA DE QUESOS, ESPONJADO Y MERMELADAS (uchuva, maracuyá, kiwi) 
Rinde 8-10  porciones 
• [BASE DE GALLETA] * & TARTA DE QUESOS [RECETA ACÁ]
• [MERMELADA DE UCHUVA] 
- 60 gr uchuvas frescas
- 25 ml agua
- 25 gr azúcar 
• [MERMELADA DE KIWI] 
- 110 gr kiwi freso picado 
- 25 ml agua
- 40 gr azúcar
• [MERMELADA DE MARACUYÁ] 
- 60 gr pulpa fresca de maracuyá con semillas
- 20 ml agua
- 30 gr azúcar
• [ESPONJADO MARACUYÁ] 
- 75 ml zumo de maracuyá
- 30 ml agua
- 6 gr gelatina sin sabor (en polvo)
- 35 ml agua fría (para hidratar la gelatina)
- 190 gr crema de leche 17% grasa
- 60 gr azúcar

*La base de galleta la hice en su totalidad con harina de trigo en esta preparación y sustituí el vino blanco por oporto, de resto es la misma receta de la Torta Dolce di Formaggio de este blog. 
________________________________________________________________________________________________________

«PREPARACIÓN»
Tarta de quesos, esponjado y mermeladas cítricas (uchuva, maracuyá, kiwi)
1. Tarta de queso: Realizar primero la base de galleta siguiendo la receta del enlace (en lugar de harina de maíz, puse en este caso en su totalidad harina de trigo y reemplacé el vino blanco por Oporto). Los moldes se ven en las fotos del proceso general, van pasados por mantequilla y miga de pan tostado y llevan encima papel aluminio y peso. Va al horno por 30 minutos. Luego hacer la crema de quesos, verter en el cuenco ya desmoldado y tibio, decorar con masa sobrante de galletas en formas de espirales y de nuevo al horno por 35 - 40 minutos.  Sacar del horno y dejar enfriar bien. 
2. Realizar las mermeladas de sabores. Una vez tenemos la fruta de cada una picada poner en una ollita pequeña y mezclar con el agua, azúcar y llevar a fuego bajito, remover de vez en vez hasta que se haya evaporado casi todo el liquido y esté muy brillante la fruta como cuando se confita una fruta. Repetir ese proceso con cada mermelada. 
3. Para el esponjado de maracuyá: Una vez tenemos la tarta de queso fría. Poner a hidratar la gelatina (utilicé inicialmente 6 gr. o medio paquete de gelatina sin sabor en polvo con 35 ml de agua fría, remover bien). Luego aparte mezclar el zumo de maracuyá fresco con 30 ml de agua y llevar al fuego, una vez toma hervor adicionar la mitad de la gelatina que hidratamos (me pareció que era mucha para la cantidad que estaba haciendo y no quería que me quedara como una piedra y acerté, por lo tanto utilizar solo la mitad de la misma). Una vez se ha diluido, poner la crema de leche en la licuadora con el azúcar y la mezcla de fruta y gelatina que tenemos caliente. Licuar muy bien y verter con cuidado en nuestra tarta (la puse inclinada para que solo tuviera una parte de la tarta). Llevar a refrigerar por un par de horas. Acá se puede aprovechar y poner un poco de mermelada de maracuyá y de kiwi en la mezcla de esponjado para decorar.  
4. Finalmente decorar la parte que no tiene esponjado con mermelada de uchuva y disfrutar de ese contraste de sabores, texturas, colores. 


:::::[PASO A PASO DE FOTOS]:::::


Base de galleta


Relleno de quesos

Proceso de mermeladas

Proceso esponjado de maracuyá y decorado

 


Cortar en cuñas y sin remilgos que estos placeres efímeros hay que disfrutarlos y plasmarlos en lindos momentos, feliz día de las madres a todas las biológicas, adoptivas, putativas. 

 

Un juego de texturas entre cheesecake y esponjado de maracuyá que contrasta de manera especial esta receta   

 

NOTAS

  • Adicionalmente puse una capa de esponjado de maracuyá que juega delicioso en esta presentación. 
  • Las mermeladas son pequeñas cantidades para esta preparación, bien pueden utilizar la mermelada de cítricos que más les guste. 

 


#poesiaculinaria


*
Acá pueden ir al compilado de recetas de Gustav Klimt 


#retococinArte





*
***
*


***



*****

Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia o
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estas y muchas más...,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________














  [❤︎]


5 comentarios:

  1. Buenos días mi Nati bonita, sin haber leído tu post y solo mirando la imagen de entrada, ya adivinaba que sería un deleite absoluto. Me parece increíble el derroche de imaginación que tienes, solo una mente creativa puede alcanzar a ver el resultado antes de hacer algo tan tremendamente delicioso, entre rústico, delicado y elegante. Yo también cortaría buenas porciones generosas, hay placeres efímeros, con los que es mejor no quedarse corto, para no arrepentirse y tú has derrochado talento, en una tarta que seguro fue todo un espectáculo visual, del natural.
    He estado en Rávena, y es cierto, las pinturas de la basílica bizantina son de las imágenes mas hermosas que he visto nunca, también he visto los cuadros de Klimt, y son increíbles, es algo que no puedo describir, esa sensación que te envuelve y te transporta a un mundo diferente, donde todo es belleza, sensualidad, como una caricia eterna, si has tenido el placer de ver alguno de sus cuadros, sabrás a qué me refiero.
    Como siempre, mi querida Natalia, te superas en un derroche de alegría en la mesa y en el plato.
    Me alegra saber que poco a poco retomas la normalidad, eso es uno de los placeres que volvemos a disfrutar después de estos largos años de limitaciones.
    Besos, feliz de leerte, disfruta un bonito día.

    ResponderBorrar
  2. Hola Nati,
    me alegra leerte de nuevo.
    Tu imaginación la tienes al 100%. Desde luego que has creado una auténtica obra de arte.
    Pero es que cuando veo el corte me derrito!! Qué rica se ve.

    Besos ♥

    ResponderBorrar
  3. ¡¡Hola Natalia!! Qué curiosa me ha resultado esta preparación, la base de la tarta ha sido de lo más ingeniosa, dándole forma, dándonos a nosotros ideas para poder darle distintas formas a nuestras tartas que ni se me hubieran ocurrido. La verdad es que tu tarta se asemeja mucho al cuadro de Klimt, lo ves a través de tu postres, los colores y las formas que recuerdan al cuadro totalmente, por lo menos, así lo he visto yo.
    Cuando viajamos a Viena, la guía nos habló mucho de Klimt, junto a Sisi Emperatriz, eran sus dos grandes fetiches, y una visita guiada sin que salieran estos dos nombres, era imposible, muy ligados los dos a la ciudad.
    Y bueno, que sea una tarta de queso la que nos traes, es hacernos feliz a las dos, tierna y deliciosa y tan bien combinada con las mermeladas y el esponjado. Realmente delicioso. Besitos.

    ResponderBorrar
  4. Pero Nati que artistaza eres!!!! hoy nos enseñas otro espectaculo visual.
    1 saludito

    ResponderBorrar
  5. Has realizado un gran trabajo en esta tarta, yo veo a Klimt en ella y mira que es difícil porque tenía un concepto del arte muy personal. De lo rica que estará suscribo las palabras del artista al principio del post, hay que mirar para opinar, en este caso hay que probar, esa mezcla de sabores debe ser mejor que buena.
    Me alegro que estés retomando el blog, tus entradas son únicas y siempre se aprende algo en ellas.
    Bss

    ResponderBorrar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ◠‿◠