lunes, 5 de marzo de 2018

Sopa de maní boliviana, un secreto de las montañas andinas

"Me da mucha esperanza, cuando siembras una pequeña semilla que florece y produce tantos resultados..., Bolivia me ha mostrado lo que puede pasar con una pequeña semilla." 

"Cuando se hacen las cosas con el corazón y se establece un lazo emocional con las personas que se involucran en el proyecto, eso hace que el proyecto sea más fuerte, esa conexión hace que todos los componentes sean más fuertes."
 

Claus Meyer
 

Cuando me topé entre una página completa en Danés y leí algo cercano en idioma y latitud, con nombre en español y pinta brutal..., la decisión fue sencilla. Y acá, llega mi aporte para este mes en CTC.
________ 


Ya vamos por el tercer mes del año y la cita es con uno de los retos con los que más aprendo, Cooking the Chef (donde cada día 5 de mes llegamos con una propuesta de receta de algún chef español o extranjero. Alternando mes a mes a los cocineros). En esta oportunidad, el chef y empresario danés Claus Meyer es el protagonista.  
Más que un chef, es un hombre filántropo que busca mejorar realidades humanas por medio (en este caso) de la comida. Impulsor en su país (y en los lugares a donde va), de darle una nueva dimensión a la cocina nórdica por medio del buen uso de los alimentos que nos da cada región, dando prioridad al uso de productos meramente nacionales, aprovechando las temporadas en que se dan, valorando y dignificando cada producto; forzando al cocinero a reconocer mejor los alimentos de origen; para así sacar todo el potencial y reinventar nuevas maneras de preparar los alimentos. De igual manera, busca hacer memoria del lugar del que vienen dichos productos nacionales, así como, reconocer las características del lugar del que proceden (tipo de tierra, estación, frío, calor, húmedo, montaña, mar, río...); siempre pensando en realizar recetas saludables.  
Un poco de lo anteriormente descrito se puede ver en el Manifiesto por la Nueva Cocina Nórdica, un código culinario formulado por varios chefs, entre ellos C.M., que promueve el uso de materias primas correspondientes al entorno más cercano, la interacción entre cocineros y agricultores y la cocina sostenible. Para muchos es la "Biblia" de la nueva cocina ecológica y acá sus preceptos:  
1. Expresar la pureza, la frescura, la simplicidad y la ética que nos gustaría asociar a nuestra región.
2. Reflejar en las comidas las diferentes estaciones del año.
3. Basar la cocina en alimentos crudos cuyas características son especialmente excelentes en nuestro clima, tierras y aguas.
4. Combinar la demanda de buen gusto con los conocimientos modernos sobre la salud y el bienestar.
5. Promocionar los productos nórdicos y la variedad de productores nórdicos así como difundir el conocimiento de las culturas que están detrás de ellos.
6. Promover el bienestar de los animales y una producción responsable en el mar, en los cultivos y en los paisajes salvajes.
7. Desarrollar nuevas aplicaciones posibles de los productos nórdicos tradicionales de alimentación.
8. Combinar los mejores procedimientos de cocina y tradiciones culinarias nórdicas con los impulsos que llegan desde el exterior.
9. Combinar la autosuficiencia local con el intercambio regional de productos de alta calidad.
10. Cooperar con representantes de los consumidores, otros artesanos de cocina, la agricultura, la industria pesquera, la industria alimentaria, minoristas y mayoristas, investigadores, profesores, políticos y autoridades en este proyecto conjunto para el beneficio y aprovechamiento de todos los países nórdicos. 

Así mismo, este chef ha impulsado en Bolivia iniciativas para darle una nueva dimensión a la cocina boliviana, para que sea vista como un nuevo referente gastronómico en la región y como un nuevo motor de desarrollo en dicha nación. Fundador de la escuela Manq’a enfocada en una visión más social, donde forma cocineros de bajos recursos, es también fundador del restaurante Gustu, donde todos los platos se cocinan con productos 100% locales. Su ideal en Bolivia es potenciar y enaltecer la cocina de este país, intentando crear nuevos paradigmas en la cultura que permitan la apropiación y concientización del potencial cultural, humano y gastronómico, así como la diversidad de productos que posee dicho país.  
Con respecto a esta sopa, sé que es un completo descubrimiento en este momento para muchos, así como me ocurrió a mí. Porque nunca imaginé una sopa de maní..., en un comienzo la pensé demasiado fuerte, demasiado grasosa, demasiado pesada...; pero nada más lejos. Resulta que se hace con maní crudo, que no ha sido tostado. Bolivia y estos países vecinos como Brasil son productores de maní (cacahuete, "amendoim" en portugués). Pues, haciendo caso al tratado de Claus, no me fui muy lejos y me quedé con productos de la zona, para el plato que hoy comparto.  
Les confieso, que antes de tomar la decisión final, fui a las recetas "fuente" del país de origen para comparar ingredientes y la manera en que la preparan. Decirles que definitivamente es una sopa muy querida en Bolivia, que hasta le dio el puesto de Master Chef a una muchacha argentina con padres bolivianos que la mostró en dicho programa y que dejo encantado a todos. Revisando las recetas originales, casi todas llevan carne, algunas versiones llevan arroz en lugar de pasta. Todas las que llevan pasta, tienen por regla dorar la pasta antes de cocinarla (para darle su punto marroncito a los platos, que casi todo el arroz que se cocina allí lleva fideos fritos). También, las versiones nacionales llevan los vegetales prácticamente desde el inicio de la cocción junto con el maní (que durará unos 40-50 minutos en cocinarse, cosa que se me hace excesiva para un vegetal...) 
Ahora, comparando la versión de Claus Meyer que pueden ver acá en danés, de su página con montones de recetas por traducir (y reírnos en varias de ellas por la traducción que  hace el traductor de google, espero haber sacado lo mejor de esta traducción...). Retomé la versión de C.M. porque me parece que la manera en que propone la cocción de la sopa, es más optimizada, para que los vegetales que lleva, no pierdan sus propiedades y nutrientes (porque la cocción la hace en tiempos diferentes y por aparte de la sopa, eso sí creo que hice algunos cambios ligeros y adicioné ciertos ingredientes para darle color y textura crujiente).  

De la receta en sí, es una sopa que para mí es un plato principal (en Bolivia en un entrante...), que es contundente, pero no es pesada, se requiere un fondo de verduras o de pollo. En mi caso la hice vegetariana, hice un caldo de verduras al que le puse (puerro, zanahoria, tallos y hojas de apio, perejil, espinacas, cebolla, ajos y cilantro). Luego el paso siguiente (que confieso fue de no acabar... la pelada del maní "cacahuete" crudo sin tostar.) No conseguí, maní pelado, por lo que seguí instrucciones y lo puse en agua caliente unos 5 minutos (pensé que sería como pelar almendras..., pero no. No sé cual es la técnica y tampoco la busqué; pero es un proceso largo y aburrido. No suelo decir estas cosas, pero de los pasos "chatos" como dirían en Brasil, esa pelada de maní es uno de ellos. Si alguien sabe de una técnica rápida y que no sea desgastante, estaré atenta a aplicarla). 
Una vez, pelado el maní, lo que viene es muy fácil. Saltear cebolla, ajo, pimiento en la olla donde cocinaremos la sopa, luego adicionaremos  el fondo de verduras caliente.  Procesamos el maní con agua por unos minutos y lo adicionaremos al caldo. Luego cocinaremos esta sopa por unos 45-55 minutos. Aparte cocinamos las arvejas, salteamos en una sartén la zanahoria en julianas y el pimiento en julianas. Ponemos algunas rodajas de cebollas moradas al horno con un poco de aceite de oliva y las dejamos caramelizar. De igual manera ponemos rodajas de patata (papa) al horno con un poco de aceite de oliva, sal, pimienta negra y cebollino y las removeremos cada tanto hasta que estén crujientes. Mientras vamos haciendo lo anterior, debemos remover de tanto en tanto la sopa con una cuchara de madera, porque puede llegar a salirse el maní (estar atentos, porque se puede rebozar y también conviene mezclar para que no se pegue el fondo de la olla). Una vez, pasados los primeros 30 minutos, se adiciona una batata en rodajas delgadas, un cuarto de zanahoria en julianas y un cuarto de pimiento en rodajas, remover para que vaya espesando. Al final, tostaremos al horno la pasta (en estado crudo) con un poco de aceite y la pondremos a cocinar según las indicaciones del empaque (dejándola al dente, que luego la pondremos al final en la sopa para que se termine de cocinar). Es un plato que queda muy rico, es suave, la consistencia es cremosa, pero si dejamos sentar la sopa, se irá un poco abajo el maní. Y ya prácticamente les he dicho la receta..., abajo el paso a paso. ^_^
________________________________________________

Tiempos}

    ·Tiempo de preparación sopa: 70 minutos
_______________________________________________________________________________________________________

Ingredientes:
Sopa de maní boliviana, un secreto de las montañas andinas
Plato vegetariano
[4-5 porciones] 

- 1 cebolla grande cortada en julianas
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharadita de paprica dulce
- 1.5 litros de caldo de vegetales caliente*
- 280 gr de maní (cacahuete) pelado sin tostar y sin sal
- 300 ml de agua (para procesar el maní)
- 1 patata (papa) en rodajas delgadas
- 1/4 de zanahoria en julianas
- 1/4 de pimiento rojo en julianas
- 70 gr de pasta (farfalle en mi caso)**
- 400 gr de arvejas (guisantes)

Para acompañar el plato
- 2 cebollas moradas pequeñas
- 1/4 de pimiento en julianas
- 2 papas en rodajas de 2 mm
- guisantes cocidos
- granos de maní (cacahuete) tostado salado
- hojas de cebollino
- hojas de perejil o cilantro (a gusto)
- chile fresco picado (guindilla)

*Se puede utilizar caldo de pollo, les recuerdo que originlamente esta sopa la hacen con caldo de carne y con carne en pedazos. 
**Se puede usar conchas, penne, tornillos..., a gusto. 

_________________________________________________________________________________________________________


«PREPARACIÓN »


[Sopa de maní boliviana, un secreto de las montañas andinas]
1. Hacer un fondo de vegetales a gusto (puerro, zanahoria, tallos y hojas de apio, perejil, espinacas, cebolla, puerro, ajos y cilantro).  
2. Si tenemos el maní sin pelar, ponerlo en agua caliente y con paciencia pelarlo.  (Recordar que es crudo y sin tostar)
3. Una vez pelado, procesar el maní con 300 ml de agua fría por unos 2 minutos.  
4. En una olla gruesa adicionar aceite de oliva y saltear la cebolla junto con los ajos. Cuando la cebolla esta trasparente, agregar el pimiento y la paprika dulce. Remover. 
5. Adicionar el caldo caliente al sofrito, una vez comienza a hervir, verter el maní crudo procesado. Cocinar por unos 45 minutos removiendo de vez en vez (revisando que no se vaya a rebozar). Es importante remover para evitar que se pegue el fondo de la olla. 
Mientras se cocina la sopa alistamos 
los acompañamientos (abajo citados)...
6. Una vez han pasado unos 20 minutos de cocción de la sopa, adicionar una patata cortada en rojadas delgadas. Remover.. 
7. Tostar la pasta con un poco de aceite entre una bandeja en el horno, por unos 8-10 minutos. Luego cocinar la pasta de acuerdo a las instrucciones del empaque (dejarla al dente). Cuando la sopa ya ha estado, adicionaremos la mitad de guisantes cocidos, una tercera parte de la zanahoria y la pasta. Mezclar todo bien y cocinar por unos 5 minutos.  
8. Aparte poner en el horno las patatas en rodajas con un chorrito de aceite de oliva, sal y cebollino, hasta que estén doradas. Caramelizar rodajas de cebolla morada en el horno por unos 15 minutos. Cocinar las arvejas aparte. Saltear en una sartén la zanahoria, luego el pimiento. Cortar cebollino y la guindilla y poner algunos granos de maní tostado salado.
*

{Servir la sopa...}


Servir la sopa caliente, con algunos guisantes que apartamos, adicionar chips de patata y cebollino, zanahorias salteadas, pimientos salteados, cebollino picado, cilantro o perejil picado (a gusto), cebollitas moradas caramelizadas al horno, guindilla. Y a disfrutar!!!



::::::::::::: PASO A PASO FOTOGRÁFICO :::::::::::::



[Sopa de maní boliviana, un secreto de las montañas andinas]

1. Hacer un fondo de vegetales a gusto (puerro, zanahoria, tallos y hojas de apio, perejil, espinacas, cebolla, puerro, ajos y cilantro). 


2. Si tenemos el maní sin pelar, ponerlo en agua caliente y con paciencia pelarlo.  (Recordar que es crudo y sin tostar)

3. Una vez pelado, procesar el maní con 300 ml de agua fría por unos 2 minutos. 

4. En una olla gruesa adicionar aceite de oliva y saltear la cebolla junto con los ajos. Cuando la cebolla esta trasparente, agregar el pimiento y la paprika dulce. Remover.

5. Adicionar el caldo caliente al sofrito, una vez comienza a hervir, verter el maní crudo procesado. Cocinar por unos 45 minutos removiendo de vez en vez (revisando que no se vaya a rebozar). Es importante remover para evitar que se pegue el fondo de la olla. 

Mientras se cocina la sopa alistamos los acompañamientos (abajo citados)...

6. Una vez han pasado unos 20 minutos de cocción de la sopa, adicionar una patata cortada en rojadas delgadas. Remover..


7. Tostar la pasta con un poco de aceite entre una bandeja en el horno, por unos 8-10 minutos. Luego cocinar la pasta de acuerdo a las instrucciones del empaque (dejarla al dente). Cuando la sopa ya ha estado, adicionaremos la mitad de guisantes cocidos, una tercera parte de la zanahoria y la pasta. Mezclar todo bien y cocinar por unos 5 minutos. 


8. Aparte poner en el horno las patatas en rodajas con un chorrito de aceite de oliva, sal y cebollino, hasta que estén doradas. Caramelizar rodajas de cebolla morada en el horno por unos 15 minutos. Cocinar las arvejas aparte. Saltear en una sartén la zanahoria, luego el pimiento. Cortar cebollino y la guindilla y poner algunos granos de maní tostado salado.



*

{Servir la sopa...}




Servir la sopa caliente, con algunos guisantes que apartamos, adicionar chips de patata y cebollino, zanahorias salteadas, pimientos salteados, cebollino picado, cilantro o perejil picado (a gusto), cebollitas moradas caramelizadas al horno, guindilla... Y a disfrutar!!!







Notas:  
• Como lo dice Claus Meyer, la consistencia de esta sopa es la combinación entre una sopa y un guiso. 
• Es una sopa suave, no resulta pesada al contrario de lo que uno pensaría.  
• El sabor de la misma, no es tan marcado como pensé que sería, porque no lleva maní tostado, es suave, con sus chispas de sabor a cacahuete, pero sin hostigar en ningún momento. 
• Originalmente la sirven con perejil picado y papas fritas 
• La manera de acompañar esta sopa con los chips de patata (papa), la zanahoría, guisantes, cilantro, cebolla morada, cebollino y el punto picante del chile (guindilla), enaltecen esta delicia andina. 
• Es un plato completo, lleno de vegetales, con la pasta y la proteína del maní (cacahuete). Una manera diferente de utilizar este producto que recomiendo probar y que espero conseguir maní pelado, para repetirla.   
*



Por hoy no me queda más que desear una feliz semana, en medio de días de lluvia por estas zonas del planeta. Comienza marzo con sus aguas y lluvias..., los mejores deseos en cada proyecto y en cada cosa que tengan en mente para realizar. Mil besos. 






****

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



Mes: febrero
Día de publicación: 5 de marzo
Chef: Claus Meyer
Receta: Salada
#cookingthechef


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



"Otra cosa que me ha sorprendido es la facilidad con la que se ha podido establecer colaboraciones en Bolivia y es una enseñanza de la que el mundo puede beneficiarse, porque si aprendemos a colaborar con personas de otra cultura, podríamos tener mejores resultados." 
Claus Meyer




Fuente de la Receta: aquí



*****

Feliz día!!!
Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estás y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 

Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________


[❤︎]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23 comentarios:

  1. ¡Hola Nati! Lo cierto es que yo a este hombre ni lo conocía. La verdad es que con este reto se aprende mucho, aunque estés en la barrera como hago yo que por el momento no llego a retos por muchas ganas que le ponga.

    Creo que has elegido muy bien la receta. Tu sopa tiene una pinta maravillosa. Es un plato cargado de texturas, ingredientes y sabores. Sin lugar a dudas tiene que ser toda una experiencia prepararla y disfrutarla. Las fotos son increíbles.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Natalia!! Para mi también este plato es super completo, no necesitaría nada más, me serviría perfectamente de plato único, pues es cierto que lleva todo lo necesario para que sea una receta de lo más equilibrada. Y me ha sorprendido mucho, es cierto que no es usual ver un guiso con maní, y más en crudo.
    Te entiendo perfectamente cuando dices que es un poco pesado pelar los cacahuetes, a mi me pasa siempre con las castañas (bueno, creo que por donde vives no hay), con lo ricas que están y lo pesado de pelarlas, se te quitan las ganas de comerlas y mira que a mi me encantan. Pero en fin, el resultado de ese esfuerzo, afortunadamente, siempre se ve recompensado por lo rico que queda todo. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Natalia, solo ver tu plato ya dan ganas de meter la cuchara hasta el fondo y no parar hasta verlo vacío.
    No tiene nada que ver con ningún guiso o sopa a los que estamos acostumbrados en nuestra cocina mediterránea, pero por el colorido y los ingredientes se hace completamente apetecible. Seguro que si lo probara lo haría mío, y es que cada vez me gustan más los platos que al final tienen ese toquecito canalla de guindilla, al que me estoy aficionando desmesuradamente, jajaja.
    Besitos, que pases un lindo día.

    ResponderEliminar
  4. Natalia, qué alegría volver a tu cocina virtual y ver este colorido, como siempre por otra parte, una sopa que no es una sopa para lo que yo entiendo por sopa (como Mafalda) pues me parece más una minestrone, una alegría de plato con todos sus ingresientes e increiblemente que haya sido interpretado por un danés. Una sorpresa la cantidad de propuestas mediterréneas y tan alejadas de su frío país nórdico. Me ha encantado tu plato aunque no sé si yo lo voy a poder hacer pues los cacahuetes no son un sabor muy común aquí y menos aún en crudo.
    El decálogo de los principios de la cocina me parecen perfectos y sería a lo que tendríamos que aspirar todos nosotros y cumplirlo a rajatabla.
    En cuanto a la temporada de lluvias aquí en Europa estamos así de revueltos con los huracanes, (ayer dos tornados muy cerca de mi ciudad que han dejado los barcos de recreo y los coches amontonados. A nosotros nos llega la primavera en cuanto ustedes entren en el otoño y ya tenemos muchas ganas, han sido unos meses desapacibles y rollo, muy rollo...ja ja ja
    Por cierto Mr.G, tiene toda la razón sobre el espíritu de la casa o de la cocina, da igual, no sé cómo funcionaría mi casa la verdad y no es petulancia es operatividad... ¡Ay si me oyera!

    Muchos besos, amiga y bienvenida a tu casita y a tu cocina.

    ResponderEliminar
  5. Cuando sea mayor quiero ser como tu que arte y que manso tienes no hay cosa que se te resista ,siempre es un placer vennir a visitarte no dejo de disfrutar de tus maravillosos post ,fotos y recetas .
    No conocia esta sopa pero es toda una tentacion , no dudo lo mas minimo que este de rexupete, te ha quedado de relujo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  6. que preciosidad!!
    más que una receta es una obra de arte...sin palabras estoy...me invitas a un plato?
    besitos!!

    ResponderEliminar
  7. Bueno....... trabajo lleva la sopa.
    Imagino que se compensa el tiempo empleado con el potente sabor de esta sopa, madre mía solo de ver la fotos se me cae la baba.
    Bajo mi humilde opinión receta perfecta.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. sabes como se le llama en mi casa o en mi pueblo al mani, panchito y desde pequeña los he probado en toda sus versiones, mi abuelo y despues mi tio tenían una panadería (la casa de mis padres en un primero y la panadería en la planta baja, imagina que olores tengo de mi infancia) y tambien tostaban frutos secos y el mas solicitado los panchitos, veía como entraban a sacos y mi madre crudos o tostados hacía cosas ricas, pero desde luego esta sopa ni por asombro, respeta completamente la filosofía del chef del mes y desde luego como siempre nos lo cuentas es una sopa perfecta, y muy apetecible, excelente reto, besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. uau!! como siempre te ha quedado un plato estupendo!! Qué colores!! Apetece probarlo ya mismo!! jejeje
    Saludos desde www.recetariosano.com

    ResponderEliminar
  10. Natalia cómo me ha sorprendido esta sopa!!!
    Pero claro viniendo de un gran Chef es normal.
    Debe de estar increíblemente rica. Has hecho un estupendo trabajo con todas las fotos del paso a paso. Felicidades!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Es toda una tentación. Tiene que saber a gloria! Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué completo, bonito y colorido está este plato! No se si en Madrid encontraremos maní crudo, pero me imagino que con almendras también estará de lujo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  13. Nati querida... qué rica!!! Te cuento que conozco esta sopa desde que fui por primera vez a Argentina (en 2006) y me fascinó desde el principio. ES LA PREFERIDA DE MI MARIDO!! Su mamá se la hacía desde chico y me enseñó a prepararla, entonces, ella también la hacía vegetariana.

    Yo la tengo en el blog, casi desde el principio... hace ya 5 años, pero te felicito por tus fotos y el resultado final de la tuya pues se ve absolutamente deliciosa!!!

    Te aseguro que si estuviera contigo ya hubiera dada buena cuenta de uno de tus bols de sopa... jajaja!

    Cuando la hago, nosotros la tomamos como plato único pues me parece muy contundente y saciante. Además es una bomba de energía y nutrientes, así que nos aporta de una tajada (en un solo plato) todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita...

    Algún día me voy a animar a prepararla de nuevo, sobre todo para hacer nuevas fotos... pues las que tengo en el blog son de pena... a ver, es que al principio no me fijaba tanto en esos detalles, que ahora me encantan...

    Te felicito nuevamente, amiga, y te digo buen provecho, pues sé que cuando encuentres el maní pelado la vas a volver a hacer seguro. Yo en invierno la hago unas cuentas veces... pero en verano no, pues me resulta muy calórica y caliente.

    Un beso grande y qué lindo reto, yo lo vi y quise participar pues Dinamarca es un país del que estoy enamorada y he viajado muchas veces, lo que pasa que no me ha alcanzado el tiempo para buscar alguna receta o propuesta de este estupendo chef.

    De nuevo, un beso, y nos leemos prontito!!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola, querida amiga, yo estoy encantada de ver estas recetas, para mí son totalmente nuevas y venir a tu blog es aprender y disfrutar. Un beso!!

    ResponderEliminar
  15. Me has convencido! con tus explicaciones, magnífico paso a paso y preciosas fotos no dudo ni lo más mínimo que esta sopa tan sorprendente esté riquísima. Un plato muy completo!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me quito el sombrero virtual Natalia, menudo trabajo bonito y evidentemente delicioso. Me he quedado fascinada con tu sopa/guiso. Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Natalia qué belleza, tanto color y frescura en un plato!!!
    Esta sopa, por su textura me recuerda a la pizca andina, pero realmente lejos de sabor, esta lleva huevos y leche.
    No me imagino el sabor, pero si dices que no es tan manicera jaja! creo en tu palabra!! Creo que aunque lleva su trabajo, esta sopa es un premio mayor!!
    Aprendo muchas cosas, tu cocina mediante, en estos retos en los que participas, la verdad que la cocina boliviana me es totalmente desconocida.
    Me voy con los ojos radiantes de luces de colores.
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  18. La presentación es tan preciosa, que da pena meter la cuchara.
    Bss

    ResponderEliminar
  19. Me enloquece la sopa de maní. Hay un lugar en mi barrio donde la cocinan que es un verdadero placer ir a comerla, y yo, fijate que todo es ponerse, y con lo que me gusta, nunca la he cocinado. Te ha quedado espectacular.

    ResponderEliminar
  20. Yo no conocía a este chef pero me encanta este reto que nos lleva a descubrir nuevos chef por todo el mundo, a veces las traducciones nos complican la receta, pero tambien es divertido.
    La sopa se ve deliciosa y muy completa. besinos desde Asturias

    ResponderEliminar
  21. La presentación te ha quedado genial da pena comérsela, pero seguro que con los productos que lleva estaba deliciosa. Un besote y feliz fin de semana desde La Cuchara en la Maleta

    ResponderEliminar
  22. Te felicito de nuevo por todo: tu plato, tus fotos, tu explicación...me quedo embelesada leyendo tus palabras y viendo tus fotografías. Esta sopa de maní me parece un plato completo,un primer plato perfecto para calentar el cuerpo. ¿El sabor? Perfecto. Un beso, y mis más sinceras felicitaciones

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias por sus comentarios, los leo todos y aunque muchas veces no alcanzo a responder, sepan que los apreció montones y de igual manera aprecio mucho el tiempo que dedican al pasar por este lugar.
    Siempre bienvenid@s,

    Gracias Totales!!!!
    besos!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^