15.5.20

Bollos de cardamomo / Kardemummabullar · {Suecia}

Desde el mágico país de la piedra de Rök, esa estela rúnica (una de las más famosas del mundo, y que no conocía, hasta que me puse a husmear acerca de este pueblo, se atravesó por el camino..., ubicada en Suecia, es enorme de unos dos metros, contiene una buena cantidad de inscripciones rúnicas (700...), con diferentes estudios de su posible traducción y significado desde el recuerdo de la muerte de un hijo, hasta la previsión de una crisis climática..., aún sigue en estudio, le faltan partes en sus laterales, y hoy es la que acompaña la entrada a este mágico y gran mundo de Odín y toda la mitología de los pueblos escandinavos. En este día, llego con unos nudos de pan de cardamomo, esa especia que tanto adoran los vikingos.
_____

La curiosidad por saber acerca de las mitologías de diferentes lugares, siempre me ha gustado. Y en especial la nórdica es llena de magia e historias, con sus seres mágicos, elfos, duendes, valquirias, enanos..., plasmados en literatura, cine, series, en fin, resulta especial adentrarse en ese mundo, donde Odín el dios principal de la mitología nordica, es una deidad ambivalente, acá me recuerda un poco esa dicotomía de lo apolíneo y dionisíaco, una dualidad de Platón. Porque, es el dios de la guerra, la furia la locura, pero también de la poesía y la inspiración. Se dice que tuvo que negociar con su tío y sacrificar uno de sus ojos, para dárselo al gigante Mimir (custodio de la fuente Mímisbrunni), ubicada en las raíces del fresno Yggdrasil (árbol de la vida, que conecta los diferentes mundos, entre esos Midgard o el mundo de los hombres...), ubicado en el centro del mundo. Dicha  fuente resguardaba la sabiduría y la inteligencia, al beber de esta, Odín obtuvo esos dones.
 *
Ahora para regresar al mundo de los humanos, que si no me pierdo en el mundo de Asgard (tierra de Odín), o mejor me paso para Alfheim (mundo de los elfos...), con este cardamomo. Una de las especias básicas del mundo árabe y del Sur de Asia; que de algún modo llegó a la cocina de los escandinavos para quedarse, porque esa zona se define con el cardamomo como especia reina de muchos de sus platos. Quizás fueron los Vikingos según este artículo, quienes podrían haber filtrado esta especia, luego de comerciar con el Imperio Bizantino (Turquía), ya que se dice que los turcos encontraron cardamomo en los bazares de Constantinopla (actual Estambul). O quizás, más bien, le deban el tener esta especia a los moros (por evidencias en recetas medievales). Claro esta, la canela, el clavo, la pimienta, el azafrán, o el jengibre también son importantes en esta cocina. Y de hierbas una que he visto en muchos platos salados, el eneldo.
 
Pues bien, estos bollos de cardamomo son ideales para compartir ese verbo o sustantivo que denota la palabra "Fika", por lo que lo tomas y lo haces. (Momento importante del día para relajar y tomar un café, toda una cultura entre los suecos, porque no es solo el momento para descansar, es el tiempo para bajarle al ritmo, refrescar el cerebro, para apreciar las cosas buenas de la vida, con una buena taza de café o de té y por supuesto alguno de sus maravillosas delicias de horno que idealmente, debería ser casera, ya que esta labor también hace parte de crear ese momento Fika; ...y a mí me esta gustando esta palabreja y concepto..., es un ritual que conlleva a compartir, es un estilo de vida.) Y en estos nuevos tiempos..., creo que ahora, el mundo sin duda le ha bajado al ritmo, obligados a parar y contemplar las cosas desde otra perspectiva, sin duda ese momento Fika se hace presente en todos, aprender a apreciar las cosas sencillas, esa pequeña taza de café, esa comida hecha en casa con mimo, esas labores que antes no eran tan apreciadas y mira lo importantes que son para la sociedad, labores humildes que hacen que siga el ritmo de la vida. 
 

El cardamomo, es de esos sabores mágicos que me recuerdan especialmente una goma de mascar de mi infancia, era una delicia, un sabor tan diferente, tan exótico para una chiquilla en su cocina tradicional colombiana (luego dejaron de comercializarla; pero, su sabor me marcó por siempre y quedo guardado en mi memoria). Luego de unos años, en mis tiempos de universidad, recordé de nuevo su sabor comiendo un plato de cocina iraní, que llevaba cordero y la estrella del día. De esta especia, siempre prefiero utilizar las semillas de las vainas y triturarlas en mortero porque obtenemos un sabor más intenso en las preparaciones. 
Masa extendida y a punto de repartir el relleno: crema de mantequilla, cardamomo y azúcar


Al indagar por la deliciosa cocina de Suecia, revisé sus Bollitos de canela (que son institución allí y hasta día le tienen y en Finlandia también lo celebran). Pasé por el Pastel de Cardamomo, el Bizcocho Princesa (-¡muy bonito!), los Bollos de Santa Lucía, un pan crujiente bien rústico que también me encantó y claro el tradicional Semla; en verano un maravilloso Pastel de camarones que es tradicional entre muchos de los platos del Midsommar (celebración de solsticio de verano en Suecia) y bueno, la lista es larga y deliciosa. 
 
Luego de ver tantas delicias, no sabía cuál hacer primero, elegí luego de ver este vídeo los Bollos de cardamomo y la receta, porque soy una loca por el cardamomo, las masas, el horno que ahora sí que me encanta encenderlo en días de tiempo de frío que va llegando de puntitas... y hace rato que no utilizaba esta especia ensoñadora.  

Hoy llego hablando de Suecia porque viajamos virtualmente a ese país lleno de historias, mitología, rituales, recetas deliciosas. Un aporte para el reto Viaje entre Sabores, organizado por María de los Ángeles desde su blog Recetas Abc. junto a Laura de La Cuchara en la Maleta estamos viajando a ese maravilloso país.  


De la receta, me parece especial porque lleva una pequeña cantidad de masa madre vieja, (que bien pueden obviar), le aporta un sabor más especial como siempre que utilizamos MaMa. Al llevar mantequilla en la masa, enriquecida desde el inicio con semillas de cardamomo recién molidas, la masa va adquiriendo magia, es de esos panecillos semihojaldrados que tienen estrella, aroma y sabor especial, donde la casa se perfuma y los vecinos sufren.   
La masa la he dejado una noche en el refrigerador, que vaya lento y con calma, así las cosas salen más ricas, además que resulta desembrollar la receta. Se juntan ingredientes la noche anterior, amasar y nos olvidamos de ella hasta el día siguiente. Luego, la he sacado para que se temple y siga su ritmo de crecimiento (acá es importante tener en cuenta la temperatura ambiente, que en casa ya comienza a estar muy fresco unos 17°C y el ritmo de la masa se ralentiza). Cuando ha crecido lo suficiente, se extiende sobre una superficie enharinada y haremos el primer rectángulo para poner el relleno (una crema de mantequilla, con más semillas de cardamomo y azúcar) que extenderemos con una espátula. Luego se pliega como si fuéramos a realizar una masa de hojaldre, en tríptico. Y volvemos a extender, con ayuda de un cortador de pizza, sacar tiras de 2 cm de ancho (me salieron 14). Luego sí, la cuestión es enrollar entre los dedos cada tira, como si estuviéramos envolviendo un ovillo de lana. (Sin aplastar la masa, que vayan quedando los nuditos y poner el cierre por debajo de la bandeja). Dejar crecer de nuevo, pincelar con huevo y espolvorear azúcar granulada. Al horno hasta que doren...
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos} 
Preparación masa: 30 minutos* | Levado lento en refrigerador: 1 noche Levado fuera : 3 horas | Extensión y formado bollos:  30 minutos  | Levado final:  90 minutos | Horneado:  25 minutos* 
*Amasado a mano.
**Lo he dejado hasta que estuvieran dorados, la receta original dice que se tardan 10 a 12 minutos a 240°C. Mi horno se ha demorado mucho más que eso, han quedado tiernos por dentro, dorados y crujientes. 
________________________________________________________________________________________
Ingredientes:
Bollos suecos de cardamomo / Kardemummabullar 
[Rinde]  / 14 bollos de 65 gr. aprox.
[MASA]
- 150 ml leche
- 100 ml agua
- 65 gr azúcar
- 7 gr levadura seca
- 26 gr masa madre vieja (opcional)
- 420 gr harina de trigo*
- 1 pizca de sal
- 70 gr mantequilla (temperatura ambiente)
- 30 vainas de cardamomo (semillas trituradas)
[RELLENO]
- 75 gr mantequilla (temperatura ambiente)
- 75 gr azúcar
- 30 vainas de cardamomo (semillas trituradas)**

Utilizo harina común, para panes y bizcochos..., suelen hacer esta receta con harina de fuerza, por acá no se consigue.
** He utilizado 60-70 cardamomos en total. Se le sacan las semillas y moler en mortero. Varias recetas utilizan cardamomo en polvo, pero creo que el aroma no es tan intenso ni el sabor. 
Nota:  Receta adaptada y reducida a la mitad, fuente original acá 
________________________________________________________________________________________
«PREPARACIÓN»
Bollos suecos de cardamomo / Kardemummabullar
1. Sacar las semillas de los cardamomos e infusionar con la mitad de leche y el agua, dejar templar. Luego cuando esta tibia, disolver el azúcar y la levadura. Reservar.
2. En un cuenco poner la harina y la sal, mezclar. Verter los líquidos y la masa madre (en caso de ponerla). Mezclar con cuchara y amasar un poco hasta tener una masa homogénea. Dejar reposar 10-15 minutos.    
3. Poner la mitad de la mantequilla y amasar de nuevo, una vez tenemos una masa homogénea, adicionar la otra parte de mantequilla y repetir el proceso. Plegar en forma de sobre y crear fuerza por unos 5 minutos. Formar una bola, poner en un cuenco cubierto con un film y llevar a refrigerar 1 noche. 
4. Al día siguiente, dejar la masa a temperatura ambiente y que termine de crecer, a 17°C ha tardado 3 horas. 
5. Hacer el relleno, mezclar la mantequilla (que debe estar suavizada), con azúcar y semillas de cardamomo recién trituradas. Reservar hasta el momento de rellenar a temperatura ambiente. 
6. Una vez la masa ha crecido, espolvorear un poco de harina sobre una superficie, volcar la masa, extenderla formando un rectángulo de 40cm x 30 cm y poner el relleno, extender con espátula. 
7. Plegar en tríptico y volver a extender de nuevo en forma de rectángulo. 
8. Con ayuda de un cortador de pizza, cortar tiras a lo largo de 2 cm de ancho. Enrollar las tiras y formar una especie de ovillo de lana entre los dedos. 
9. Poner los bollitos encima de una fuente de horno pasada con mantequilla y harina. Pincelar con yema de huevo. Cubrir con un paño húmedo y dejar crecer por 1-2 horas más. 
10. Precalentar el horno a 240°C. 
11. Cuando los bollos hayan crecido, volver a pincelar con cuidado con yema de huevo (me gusta poner un poco más de huevo justo al momento de llevar al horno a 240°C (los he dejado en la mitad) y espolvorear azúcar granulada. 
12. Una vez están dorados, sacar y dejar templar. En mi caso duraron 25 minutos entre el horno (cada horno es un mundo, la receta original dice que entre 10-12 minutos).  


:::: PASO A PASO FOTOGRÁFICO ::::


Bollos suecos de cardamomo / Kardemummabullar


1. Sacar las semillas de los cardamomos e infusionar con la mitad de leche y el agua, dejar templar. Luego cuando esta tibia, disolver el azúcar y la levadura. Reservar.


2. En un cuenco poner la harina y la sal, mezclar. Verter los líquidos y la masa madre (en caso de ponerla). Mezclar con cuchara y amasar un poco hasta tener una masa homogénea. Dejar reposar 10-15 minutos.    
3. Poner la mitad de la mantequilla y amasar de nuevo, una vez tenemos una masa homogénea, adicionar la otra parte de mantequilla y repetir el proceso. Plegar en forma de sobre y crear fuerza por unos 5 minutos. Formar una bola, poner en un cuenco cubierto con un film y llevar a refrigerar 1 noche.  
4. Al día siguiente, dejar la masa a temperatura ambiente y que termine de crecer, a 17°C ha tardado 3 horas.  
5. Hacer el relleno, mezclar la mantequilla (que debe estar suavizada), con azúcar y semillas de cardamomo recién trituradas. Reservar hasta el momento de rellenar a temperatura ambiente.  
6. Una vez la masa ha crecido, espolvorear un poco de harina sobre una superficie, volcar la masa, extenderla formando un rectángulo de 40cm x 30 cm y poner el relleno, extender con espátula. 

7. Plegar en tríptico y volver a extender de nuevo en forma de rectángulo.  
8. Con ayuda de un cortador de pizza, cortar tiras a lo largo de 2 cm de ancho. Enrollar las tiras y formar una especie de ovillo de lana entre los dedos.  

9. Poner los bollitos encima de una fuente de horno pasada con mantequilla y harina. Pincelar con yema de huevo. Cubrir con un paño húmedo y dejar crecer por 1-2 horas más. 

10. Precalentar el horno a 240°C. Cuando los bollos hayan crecido, volver a pincelar con cuidado con yema de huevo (me gusta poner un poco más de huevo justo al momento de llevar al horno a 240°C (los he dejado en la mitad) y espolvorear azúcar granulada. 

11. Una vez están dorados, sacar y dejar templar. En mi caso duraron 25 minutos entre el horno (cada horno es un mundo, la receta original dice que entre 10-12 minutos). 


Momentos para parchar, para tardear, para compartir, para disfrutar, momentos para tener ese tiempo Fika que los suecos valoran tanto. Y no sé que otra manera de disfrutar de este ritual le tienen por allí, en otros lugares del mundo. En Colombia, se "parcha", por ello aquello de "parchar", que es algo así como compartir relajado con tus amigos. En otros países la connotación es otra aclaro. 




Hoy he venido con historia y parlanchina, pero es que me gusta y se han dado las cosas para entretenerme en esta entrada que llega con estos ovillos hojaldrados de cardamomo, que huelen a gloria y saben a manjar... (claro si te gusta esta especia). 




... y acá dejo una cosa muy bonita que encontré y que han sacado en estos tiempos de pandemia, hoy he dejado enlaces como para indagar por un buen viaje virtual a Suecia; miren este mini folleto de un libro dedicado al Fika que sus autoras comparten. Vienen recetas, explicadas con ilustraciones hechas por su autora, una cosa muy bonita con la que me he topado al final de esta entrada. Para plegar y tener siempre..., estos suecos me enamoran montones. 


◠‿◠

*

Para ver todas las recetas que nos trae este viaje a Suecia pueden ir aquí, delicias dulces y saladas estupendas 




#viajeentresabores








Fuente de la receta aquí y acá






***
*
***
*

*****





Gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia o
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estas y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

__________________________







[❤︎]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 comentarios:

  1. Qué maravilla Natalia!!
    Tanto la historia que nos cuentas como estos bollos.Se ven impresionantes. Yo soy incapaz de hacerlos tan ricos como tu. Para las masas soy patosa.
    Sabes... mi casa es de estilo sueco y llama mucho la atención ya que el diseño destaca de como son las casas en Alemania. Lo gracioso es también que todas mis puertas abren hacia fuera y no hacia dentro, aquí siempre tengo algún que otro problemilla cuando se trata de la puerta principal. Tengo que abrirla lentamente para no zamparla en la cara de la persona que está al otro lado jeje.
    Y lo de abrir hacia fuera tiene su lógica como casi todo. En Suecia hay siempre mucha nieve. Así que es más fácil retirarla a la hora de abrir la puerta, que tirártela encima si abrieras hacia dentro. Lógico Verdad?
    En fin... que soy feliz con mi casa aunque tenga estas dificultades :)

    Un beso y mucho cuidado!!

    ResponderEliminar
  2. Quedan muy bonitos y por dentro se ven genial.
    1 saludito

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Natalia!! He visto estos bollos suecos de cardamomo por algunos blogs, pero nunca los he probado. Sólo he hecho los bollos de Santa Lucía, los hice esta semana santa, ya que estaba confinada en casa y no pudimos ir de vacaciones como hacemos siempre por estas fechas. Lo hice sin fotos ni nada de eso y aún tengo congelados, no me entusiasmaron, no sé si le puse demasiadas especias, sobre todo el clavo de olor, sabía demasiado para mi gusto y me resultó muy pesado en sabor. El cardamomo no me resulta fácil encontrarlo, pero venden unos pack de especias para los gin tonic y aunque no bebo alcohol, lo compré para poder utilizar las vainas de cardamomo y así he podido probarlo en postre y me ha gustado mucho, tiene un sabor muy rico y combina muy bien con los dulces. Así que imagino el aroma que le tiene que dar tan estupendo a estos bollos. Una delicia. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Espectaculares Nati. Sin más ni más. Es que sobran las palabras ante semejantes bollos ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Hola Nati: Me has hecho viajar a Suecia, país en el que estuve hace muchos años, especialmente en Estocolmo. No recuerdo mucho su cocina, porque era todo carísimo y nos adaptábamos el presupuesto porque el viaje era largo y en coche. Otra vida, la verdad.
    El cardamomo lo he usado en un pan indú que tengo publicado y que estoy segura de que también te gustará.
    Estos bollos no los conocía. Las fotos hablan con tanta fuerza que casi he pensado que estaba tocando la masa directamente y también he adivinado que tenían mantequilla. Quedan preciosos y a la vez tienen un toque rústico.
    Me encantaría viajar, como hasta ahora, no hemos podido ni salir de casa, Suecia me parece un sueño. Por lo tanto, me conformaré con ir a Valencia la semana próxima con todas las precauciones.
    Mil gracias por regalarnos la historia (sabes que me gustan) y la receta.
    Besos y cuidaos.

    ResponderEliminar
  6. Nati qué bonito es venir a leerte, con estas magníficas fotos que casi, casi tengo la sensación de poder tocar uno de tus fantásticos bollitos de cardamomo, una especia que junto con el azafrán y la vainilla, son las tres especias más caras del mundo, pero compensa comprarlas según vayas a utilizarlas, particularmente el Azafrán de La Mancha, DOP nunca me falta en casa, es impresionante la diferencia de aromas y sabores, la vainilla solo la he comprado puntualmente en un par de ocasiones, si quiero disfrutarlas al cien por cien no puedo acumular especias que con el paso del tiempo pierden calidad, y por último el cardamomo, nunca me falta, es caro, sí, y no lo encuentras en cualquier sitio, pero mi Pepita me lo trajo de Barcelona, y siempre que necesito algo, no tiene problema en buscarlo para mí, es un encanto de hermana, jajaja...
    El aroma a cardamomo me gusta, lo utilizo en compotas y algunos bizcochos y dulces, precisamente en los donuts, conseguí el sabor que recordaba de infancia, justo cuando a mi marido se le ocurrió añadir unas cuantas semillas machacadas a la masa, y bendita sea la hora, porque fue como dar un salto en el tiempo maravilloso.
    Los rollos de canela, me recuerdan siempre las novelas de Camilla Läckberg, pasan el día tomando café y bollos, jajaja..., que no sé si serán muy sanos, pero entre el salmón que comen y los bollos de canela, son felices de la vida, jajaja, quizás tendríamos que tomar nota de su filosofía de vida, y aprender algo, por algo son el país más rico del mundo, jajaja...
    Me gustan tus bollos, y tu manera de contarlo, me ha hecho sentir en una amplia sala con ventanales inmensos mirando el anochecer del norte ♥
    Besitos, feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Nati, el sabor de estos bollitos debe ser impresionante aí como la pinta que tienen. Aunque no pueda probarlos lo describes todo tan bien y con tanto gusto que es como si los estuviera degustando ahora mismo, despacito y leyendo tranquilamnte tu entrada. Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Parece que los suecos saben hornear! tienen tantas recetas ricas que ya puse en mi lista de probar pronto.
    Tu receta es una de esas que quiero probar, aunque me fui por galletas esta vez, con más tiempo probamos este pancito.

    ResponderEliminar
  9. Buahhh que pintaza tus bollitos, el cardamomo me encanta, me he guardado la receta!!! Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ◠‿◠