17.2.19

Majado de verde, un primo del cabeza de gato o el fufu... Cocina de la Costa de Ecuador y el Caribe


En América Latina, lo maravilloso se encuentra en vuelta de cada esquina, en el desorden, en lo pintoresco de nuestras ciudades... En nuestra naturaleza... Y también en nuestra historia.

Fragmento: El Reino de este mundo - Alejo Carpentier



 __________________________

 *
Mi primera receta en la nueva casa, con un cuarto lleno de cajas aún por desempacar, otro vacío por completo..., esperando poco a poco comprar las cosas que faltan para ubicar todo en su debido lugar. Eso sí, el corazón (cocina y sala) ya tienen ese calorcito de hogar, sofá-cama, mesita desarmable, poltrona y estudio heredado de la anterior (los libros están en su sitio). Poco a poco va llegando el calor de hogar como me decía mi querida Concha. 
Contra el tiempo y sin querer dejar pasar más días..., que me ha sido muy complicado retomar rutina, crear nuevas y cómo no, adaptarme a la nueva casa, ciudad, calles, personas..., aterrizar a la cultura del sur, más parca y fría; sin embargo, revisando el anterior mes, tan fugaz y loco, todo ha salido muy bien. 
De mis queridas amigas cocinillas, les confieso que no me he pasado por ninguno de sus lindos rincones, mil perdones..., de verdad, ...esa tarea la llevo fatal, porque cuando me dispongo en las tardes a cumplir la misión de adelantar, siempre surge una salida para ir a comprar algo que nos falta, o para ponernos como carpinteros a armar cosas, a limpiar esto, a llamar al técnico del gas..., en fin. Luego de un mes, creo que nos ha rendido bastante, y lo que hemos caminado conociendo la ciudad no es poco ;). Ya no hago promesas, porque es mejor actuar y espero llegar pronto a adelantar cuaderno ;)  
De la receta que traigo en este día, mientras recorríamos en las tardes de caminata la ciudad, con un clima más fresco para mi fortuna, descubrimos uno de los mejores lugares de la ciudad (que haya visto hasta ahora), para comprar verduras, frutas, hortalizas..., un día de esos me topé con plátanos verdes, mis ojos se abrieron de par en par al verlos y la oportunidad de participar con este plato que me recuerda a mi mejor amigo de la universidad, el señor J. y los tiempos en los que aprendí a realizar, el "cabeza de gato o cayeye" (como se le conoce a esta  receta en Colombia, que viene a ser el Majado de verde en Ecuador. La palabra majado hace referencia a que el plátano una vez cocido, se hace puré), primo hermano del "fufu" de los cubanos, con el mismo parentesco en Puerto Rico y su "mofongo", o el "mangú" en República Dominicana; también, encontramos otras variaciones en Ecuador con el bolón, tigrillo, tortillas de verde, empanadas, patacones..., (tienen muchas recetas con plátanos). 
Al revisar la cocina ecuatoriana, me sucede lo mismo que con la venezolana en muchos platos, y es que hay varias recetas que son tan parecidas; que solo cambian pequeños detalles o sencillamente los nombres. Y no puede ser de otra manera, si compartimos fronteras. Así que, ni corta ni perezosa este plato llega porque es parte de los desayunos de las zonas costeras de los países anteriormente nombrados y es una delicia vegetariana estupenda. 
En casa, este plato lo hice para el almuerzo del viernes pasado (llegando contra el reloj), acompañado de una gran ensalada de berros preciosos que encontré. Suele acompañarse de queso fresco (en mi caso, utilicé el colonial típico de esta ciudad), y un par de huevos fritos, a veces lleva aguacate, carne y alguna cosilla más. Pero típicamente en Ecuador va tal cual hoy se los presento. Un plato sencillo en su preparación y delicioso para el gusto de estas latitudes, donde la papa (patata), la yuca (mandioca), el plátano (macho), forman parte de la cultura de los Andes, así como el maíz. Lo importante es conseguir el plátano bien verde. Dejo anotado que algunas variaciones utilizan banana verde (no lo probé aún con esta opción).  
De las diferentes versiones, acá algo de la historia de este plato y la influencia en el Caribe.  Teniendo los plátanos verdes en frente de aquella tienda, los compré y aparté un par, para hacer otro plato que me recuerda a mi padre y su deliciosa cocina (tengo que intentar hacerlos, a ver si me quedan sus frijoles tal cual).  
Del plato de este día, es importante repito que el plátano sea verde (ya que maduro se vuelve dulce y creo que no quedaría igual de rico). Para pelar los plátanos verdes que para quienes no somos muy expertas en la materia y logremos pelarlos bien (acá un secreto: darle varios golpes a la piel de los plátanos, por todas partes, he utilizado mi exprimidor de limones (limas), luego pasar a lo largo de ellos la punta del cuchillo y hacer 3 cortes longitudinales. Luego con ayuda de los dedos, haremos algo de presión para que salga la piel, saldrá fácilmente y de un solo pedazo). Quizás se pueda cocinar con piel, en mi caso, prefiero pelarlos. Otro punto importante, es ponerlos una vez pelados entre agua fría, para que no se pongan negros. Y otra "dica" (tip), para quitarnos de las manos esa sustancia pegajosa que sueltan estos plátanos, luego de pelarlos, sirve mucho, frotarse las manos con aceite y azúcar, sale perfecto cualquier sustancia de nuestras manos, además de dejarlas suaves y sedosas. 
Y ya me extendí..., este puede ser un desayuno muy costeño o costero, puede ser un almuerzo feliz también, lo recomiendo, es delicioso y me ha recordado los tiempos de la U y a mi querido J. que no sé si lea esto, pero bueno, momentos especiales que siempre quedan y habrá que repetir ;).  
El destino en este día llega con la cocina de Quito, en Ecuador y yo me he ido fuera de la ciudad, hacía sus costas, no lo pude evitar, inicialmente haría los bolones (bolitas de puré de plátano verde que en el centro llevan queso y van fritas). Son muchas las recetas de Ecuador con plátanos y este majado de verde, sin duda se repite en casa, que delicia.
Con esta receta participo con las chicas de Cocinas del Mundo,  y nuestras anfitrionas de La Cajita de Nieves y Elena.
______________________________________________________________________________________________________

Tiempos} Tiempo preparación: 45 minutos
    :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
    Majado de verde, un primo del cabeza de gato o el fufu... Cocina de la Costa de Ecuador y el Caribe
    Ingredientes:
    [ 3 porciones]

    - 3 plátanos verdes (plátano macho) 280gr.
    - 1 cebolla finamente picada
    - 2 dientes de ajo
    - 2 cucharadas de ghee (usar aceite o mantequilla)
    - 1 cucharadita de achiote en polvo
    - sal
    - pimienta negra
    PARA ACOMPAÑAR
    + Queso fresco
    + huevos fritos

    :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

    «PREPARACIÓN» 
    {Majado de verde, un primo del cabeza de gato o el fufu...}   

    1. Dar unos golpes a los plátanos (plátano macho verde), por toda la piel, hacer 3 cortes a lo largo y con ayuda de los dedos, la piel se desprenderá fácilmente. Cortar en rodajas de unos 3-4 cm. y ponerlos en agua fría, hasta pelarlos todos.

    2.  Poner los plátanos en agua hirviendo con media cucharadita de sal y dejarlos cocinar por unos 35 minutos o hasta que estén tiernos. Luego sacarlos del agua y dejarlos reposar un poco. Machacarlos con ayuda de un tenedor o pisa puré. Es bueno no dejarlos completamente machacado, la textura queda con algunos pequeños tropezones. Reservar parte del agua, para más adelante en caso de ser necesario.

    3.  Ahora haremos el sofrito, picar la cebolla finamente, rallar los ajos, poner el ghee (o mantequilla en casa utilizo mayormente ghee) en una sartén. Sofreír la cebolla, cuando esté transparente adicionar el ajo rallado, el achiote y remover bien. Luego agregar el puré de plátano, condimentar a gusto. De ser necesario poner un poco del agua de cocción de los plátanos para que no se peguen y cocinar por unos 5 minutos más.

    4. Servir acompañado de queso fresco y huevos fritos.  




    :::::::::::: Paso a paso fotográfico ::::::::::::

    Majado de verde, un primo del cabeza de gato o el fufu...

    1.  Dar unos golpes a los plátanos (plátano macho verde), por toda la piel, hacer 3 cortes a lo largo y con ayuda de los dedos, la piel se desprenderá fácilmente.  Cortar en rodajas de unos 3-4 cm. y ponerlos en agua fría, hasta pelarlos todos. 

    2.  Poner los plátanos en agua hirviendo con media cucharadita de sal y dejarlos cocinar por unos 35 minutos o hasta que estén tiernos. Luego sacarlos del agua y dejarlos reposar un poco. Machacarlos con ayuda de un tenedor o pisa puré. Es bueno no dejarlos completamente machacado, la textura queda con algunos pequeños tropezones. Reservar parte del agua, para más adelante en caso de ser necesario.

    3.  Ahora haremos el sofrito, picar la cebolla finamente, rallar los ajos, poner el ghee (o mantequilla en casa utilizo mayormente ghee) en una sartén. Sofreír la cebolla, cuando esté transparente adicionar el ajo rallado, el achiote y remover bien. Luego agregar el puré de plátano, condimentar a gusto. De ser necesario poner un poco del agua de cocción de los plátanos para que no se peguen y cocinar por unos 5 minutos más.

    4. Servir acompañado de queso fresco y huevos fritos.


    *
    Sencillo, vegetariano y delicioso. Acá encuentran más recetas con plátano macho como este Pastelón de Puerto Rico, estas Barquitas de plátano rellenas con sabor Caribe, la torta de plátano maduro de mi tia Bety y una idea para acompañar con plátano al horno este gran aguacate, entre otras.


    Feliz día y semana, que la buena energía siempre llegue con vientos de armonía, salud y trabajo ;) 




    *
                    


    ****

    Reto Cocinas del Mundo
    Febrero 17/ 2019
    Destino: Ecuador

    ***


    *


    *****


    Muchas gracias por pasar por éste rincón,
    lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
    de pensamientos; que para muchos
    son recetas conocidas,
    para otros descubrimientos completos,
    y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
    remembranzas de algún instante especial
    y para mí son todas estás y muchas más..,
    entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
    dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 

    Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten ^_^


    ···
    _____________________________________________

    Me encuentran en: 

    Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

    #poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 
    _________________________



    [❤︎]

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    13 comentarios:

    1. Querida Nati, me alegra ver que poco a poco vas retomando/empezando tu nueva vida, no sabes como me veo reflejada en mi mudanza desde España a Holanda...creeme si te digo que aun hay cajas despues de 5 años!!! pero eso se va a acabar, estamos en modo orden y decididos a que desaparezcan jajajajaja. De tu receta, me ha encantado el truqui de los platanos, gracias, voy a probarlo tambien con las calabazas que siempre me dejan las manos hechas un asco. Por cierto, riete tu de los desayunos ingleses, el tuyo le da mil vueltas jajajajaja Amiga, te deseo un buen domingo!

      ResponderEliminar
    2. ¡¡Hola Natalia!! Ya te imagino colocando todas las cosas, conociendo el nuevo lugar, haciendo una nueva rutina...y empezando de nuevo a cocinar para enseñarnos tus recetas e inspirarnos de nuevo.
      Cuando mi familia se cambió la primera vez a otro lugar (y que yo recuerde, pues antes de mí se cambiaron más veces), fue fácil el cambio, pues de un sitio más pequeño, pasamos a uno más grande con más comercios y mejoramos en ese sentido, pero cuando yo me he cambiado a vivir a otro lugar, he vuelto para atrás, pues el lugar es más pequeño y sin a penas comercio, me constó poder hacer rutina, a pesar de que no había donde elegir, ¡¡echaba de menos muchísimas cosas!!, pero es verdad, al final te acostumbras y aprovecho cuando voy a otros lugares para buscar todos esos ingredientes que me faltan.
      Aquí es muy raro cocinar con plátano macho, entre otras cosas porque no se encuentra fácilmente en el mercado, pero cada vez que veo vuestros platos, allende los mares, con estas delicias, tan sencillas y tan apetecibles, me dan ganas de ir a buscar un buen plátano macho, ja, ja. Muy apetecible tu plato, y con queso y huevo, bien podría ser un buen desayuno o un buen almuerzo. Besitos.

      ResponderEliminar
    3. ¡Ay Nati! Qué bonito lo haces todo. Hasta un sencillo puré, lo conviertes en obra de arte, y no por ser una presentación sofisticada, que no es el caso, sino por todo el cariño que transmite lo que nos cuentas. No conocía este plato, dado que el plátano macho no es un producto de nuestra dieta mediterránea, pero poco a poco se abren fronteras y adoptamos platos de otras gastronomías que llegan para quedarse. Así a primera vista, pareciera un trampantojo de nuestras Migas, aunque no tienen nada que ver me lo ha recordado nada más verlo. Nuestras Migas son un plato a base de pan, con pimientos, y varios ingredientes más que se comen con huevos fritos, o incluso con pescado asado o frito, puedes verlas en DBM y que aunque se consideraban un plato de pobres, hoy en día las encuentras en muchos sitios servidas como tapas. En casa solo las hacemos para ocasiones especiales, este año fueron nuestro almuerzo el día de año nuevo, pero como te decía, aunque tu Cayeye no tiene nada que ver, me trajo un bonito recuerdo de familia.
      Me alegra saber que poquito a poco tu hogar es ya tu DULCE HOGAR, y es que ese calorcito hogareño se compone básicamente del crearlo con ilusión y saberlo disfrutar. ¿Dónde mejor que en tu propia casa?
      Besos y no te preocupes, solo cuando puedas vuelve a visitarnos que seguro el resto de bloggers están esperándote como agua de mayo.

      ResponderEliminar
    4. ¡Quçe buena lección gastronómica! He aprendido mucho leyendo esta entrada. Yo quise preparar algo con plátano macho ya que nunca los he cocinado, pero no es algo habitual en mis supermercados de confianza y tenía poco tiempo para buscarlos en otras fruterías.

      Espero que tu nuevo hogar te reporte satisfacciones.
      Gracias por tu participación.

      Bss

      Elena

      ResponderEliminar
    5. Un plato muy curioso que no conocía, me encanta este reto en el que aprendemos tanto de cocina.
      En nada ya tienes todo colocado y a disfrutar de la nueva casa. besinos

      ResponderEliminar
    6. Qué ilusión , tu primera receta en la nueva casa, for fin instalada aunque te queden mil cocsa por hacer. me alegro mucho por tí y por mí por poder disfrutar de estas recetas tan diferente para mí y tan delciosas!! Un beso!!!

      ResponderEliminar
    7. Tiene una pinta extraordinaria tu majado de verde. ¡Qué ricura! Y no te preocupes por no tener tiempo de pasar por las otras cocinas, ¡bastante tienes tú como tener organizada la tuya después de una nueva mudanza! Espero que poco a poco todo vaya encontrando normalidad, y vivas esta nueva etapa con la ilusión de quien empieza algo nuevo.
      ¡Un abrazo,Nati!

      ResponderEliminar
    8. Felicidades por la eleccion, debe estar muy rico. Bss

      ResponderEliminar
    9. que platazo te has marcado!! lo que daría por encontrar esos plátanos! Tiene que estar riquísima y tal como la presentas se me hace la boca agua!
      un besazo

      ResponderEliminar
    10. Ay corazón... las mudanzas no son un acto... son un proceso :) que afortunadamente termina algún día, y uno ya se ubica y se acomoda. Mucho ánimo con lo que queda! Del plato,q ue voy a contarte... me da u n hambre solo mirarlo...

      ResponderEliminar
    11. Hola Natalia! Muy curioso ese nombre de cabeza de gato, no lo había escuchado. Yo uso el plátano majado para hacer arepitas, quedan muy ricas. También sabía el truco del aceite para quitar el manchón del plátano aunque un poco diferente: primero haces los cortes a la concha y luego te pones el aceite en las manos para sacar la piel como lo has hecho y así no se manchan, esto lo hacen especialmente cuando hay muchos plátanos por pelar.
      Definitivamente un rico plato con mucha herencia latinoamericana.
      Un beso grande, ricas cosas empiezan a salir de tu nueva cocina y hogar!

      ResponderEliminar
    12. El plato es de lo más curioso, me gusta mucho como te ha quedado. El truco del plátano no lo conocía. La mudanza se organiza poco a poco, mucha suerte.

      ResponderEliminar
    13. Querida Nati:
      Aquí tienes por fin a una de tus amigas y como ya sabía que estabas en el proceso de instalarte para crear un nuevo hogar, me alegra leerte y saber que ya tienes ese mínimo calorcito que con pequeñas cosas, has ido creando.
      Sabes que estoy feliz de ver que desde que hablamos un día de verano, las cosas os han ido mejorando y seguirán.
      Sacas tiempo de donde no lo tienes para cocinar (no sé ni cómo lo haces) y para poder participar en retos y bordar plato, fotos y la historia del mismo.
      Enriquece leerte y es un placer ver siempre tus "paso a paso".
      Me llevo mi ración de este majado. No dudo de que estará delicioso.
      Espero que esa cocina nueva ya esté casi lista. No quiero ni pensar los olores y sabores que en nada nos regalaras.
      Mil besos, preciosa.

      ResponderEliminar

    Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^