9.6.19

Cúpula de waffles rellena crema de queso y limón, reciclando unos waffles fallidos...


La receta de hoy parte de una textura de cavidades cuadradas que no pude sacar de mi mente, es el resultado de un desastre que luego se compuso...

________________

La entrada de hoy es de esas locas que hacen parte de un día en casa donde se te mete en la cabeza hacer unos preciosos gofres y te los imaginas gorditos, esponjosos y perfectos. Todo en la mente sale estupendo, pero..., cuando caes en la realidad de no tener la herramienta necesaria, dices..., me arriesgo y lo hago en aquella sanduchera, (mi primer electrodoméstico de cocina que compre estando soltera y que no suelo utilizar mucho..., pues un día imaginé que se podrían hacer waffles y porque no hasta gofres...). Hummm..., podría quizás servir, así que a tomar riesgos; y bueno, saltas a realizar aquella receta. Que luego llamaré de waffles fallidos y comienza el caos con el primer párrafo. 
Un postre completamente improvisado que salió luego de una receta fallida al intentar hacer unos "waffles", con receta de gofres y ya soy una loca total, ...del relleno claramente sin pensar que luego de la decepción, llegaría la idea de hacer una cúpula, la cuestión luego de esa decepción y de pensar rápido fue ver lo que tenía en el refrigerador para hacer un relleno, aprovechar boronas y migas y desprender lo que se pudo de aquel intento.
Una receta que hice hace unos meses y que por cosas de tiempo en su día no alcancé a escribir; afortunadamente tenemos repesca de obras, les hablo de esto porque siendo día 9 mi cita es con el reto CocinArte. Donde María desde su delicioso espacio In my little Kitchen, nos invita cada mes a descubrir un cuadro, analizando algún pintor, estilo, época... una ventana que nos lleva a crear deliciosas recetas a partir de alguna de sus obras Para quien guste de la idea de conjugar arte y gastronomía, este reto resulta como caído del cielo, resulta entretenido en la manera de interpretar los cuadros  que no siempre son cuadros, también tenemos obras arquitectónicas como la que llega para esta ocasión. Les comparto el grupo por si alguien desea unirse.   
Con la repesca, la idea era escoger alguna obra que nos faltara para participar, a mí me quedan varias pendientes, mi propuesta eran unos gofres inspirados en la textura interna de la cúpula de la obra que me inspiró. (La verdad creo que fui muy osada, pensando que de mi "sanduchera" lograría sacarlos..., nada más lejos..., no pude. Quería inicialmente hacer unos sencillos y deliciosos gofres con arequipe, pero, dado el desastre que les muestro en el paso a paso, surgió una nueva idea, para aprovechar lo que quedo de ellos, porque no se me pasa por la mente botar nada o por lo menos intentar salvar lo que pueda). Aclaro que esta receta es un despelote, que revisando bien la mezcla que hice es de gofres porque lleva levadura, y el nombre de la entrada ya los hace colapsar, lo sé..., no sabía si compartirla, pero me arriesgo porque en las cocinas siempre hay desastres y este fue uno que salve.
Luego de ese caos, me acordé del Zuccotto italiano y de este Caparazón de chocolate, y pensando en la cúpula de la obra que me inspira hoy: El Panteón de Agripa, quizás podría arreglar aquel desastre...
Fuente de la imagen acá

Llegué a esta propuesta donde los casetones me dejaron extasiada con la dimensión que tienen y lo fantástica que resulta ver la explicación de la construcción de la cúpula que sin conocer este lugar personalmente, creo que el estar adentro debe sentirse una experiencia especialmente particular y mística al ver el óculo y la luz que entra desde este ojo que con el paso del día va iluminando los diferentes altares de este templo de todos los dioses (que es el significado de la palabra Panteón) y que ahora pertenece a la iglesia católica, que por cierto gracias a ello, podemos contemplar al día de hoy lugares históricos, que preservaron y cuidaron de las guerras.  




Dejaré la receta de los waffles (que resulta ser una receta de gofres...) y es que de verdad sin gofrera es imposible hacerlos, como verán abajo, no me salió, por lo que les comente de la sandwichera en la que lo hice (muy atrevida he sido definitivamente...); no quise tirarla y sí aprovecharla. Ha sido una idea que salió luego de un desastre y por eso también la uno a otro reto que me encanta, y es el proyecto 1+ / - 100,  desperdicio 0, organizado por mi querida amiga Marisa en su blog Thermofan.  



:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tiempos}
Preparación gofres*: 30 minutos | Preparación relleno: 20 minutos Montaje: 15 minutos  + refrigeración
________________________________________________________________________________________________________
Ingredientes:
Cúpula de waffles o de gofres rellena de quesos
[8-10 porciones]
PARA LOS waffles fallidos que en verdad eran gofres...*
- 250 gr de harina tamizada
- 30 gr de azúcar avainillado
- 200 ml de leche tibia
- 25 gr de levadura fresca
- 2 yemas (a temperatura ambiente)
- 50 gr de ghee o (mantequilla derretida)

...30 minutos después
- 55 gr de azúcar en granos (yo azúcar normal)
- 2 claras montadas

PARA RELLENO 
- 140 gr de queso fresco rallado
- 160 gr de yogur natural
- 90 gr de azúcar impalpable
- ralladura de 1 lima
- 75 gr de queso gorgonzola
- 6 gr de gelatina sin sabor en polvo + 45 ml de agua para hidratarla
- 80 gr de migas de gofres

+ Bol de 20 cm de diámetro cubierto de papel film

* Creo que pueden salir bien en un aparato propio para dicho fin.  
________________________________________________________________________________________________________

«PREPARACIÓN»

{Cúpula de waffles* rellena de quesos...}
1. Mezclar la leche tibia con la levadura fresca y diluirla bien. Verter esta mezcla en un bol con la harina tamizada, adicionar las 2 yemas, el ghee o mantequilla derretida, el azúcar avainillado y la sal. En este punto tendremos una mezcla como para crepes. Llevar a levar por 90 minutos o hasta que doble el volumen. Al cabo de ese tiempo, quitamos el gas y adicionamos el azúcar en granos y las claras recién montadas a punto de nieve, mezclar en movimientos envolventes. Calentar la gofrera o wafflera la que tengan (en mi caso claramente fui una loca...) y poner algunas cucharadas. Cocinar el tiempo necesario de acuerdo a la máquina que tengan. 
2. Cubrir un bol con papel film y poner los waffles o gofres los que tengan dispuestos en las paredes, formando una capa que cubra toda la superficie. Luego haremos el relleno...  
Para el relleno: Rallar el queso fresco, adicionar el yogur natural, azúcar glas, ralladura de limón. Hidratar la gelatina en agua caliente y remover bien. Verter la mezcla en la crema de quesos. Adicionar las migas sobrantes de gofres al relleno, mezclar todo y poner el relleno dentro del cuenco cubierto de gofres. Tapar el molde con los gofres o waffles que queden sobrando y sellar con el papel film. Llevar a refrigerar por 1 noche. Pasa esa noche, como la idea era hacer la cúpula, cortar el centro del cuenco resultante con un cilindro metálico. Espolvorear con azúcar glas y disfrutar de este caos delicioso.

*

{PASO A PASO FOTOGRÁFICO}
1. Mezclar la leche tibia con la levadura fresca y diluirla bien. Verter esta mezcla en un bol con la harina tamizada, adicionar las 2 yemas, el ghee o mantequilla derretida, el azúcar avainillado y la sal. En este punto tendremos una mezcla como para crepes. Llevar a levar por 90 minutos o hasta que doble el volumen.  Al cabo de ese tiempo, quitamos el gas y adicionamos el azúcar en granos y las claras recién montadas a punto de nieve, mezclar en movimientos envolventes. Calentar la gofrera o wafflera la que tengan (en mi caso claramente fui una loca...) y poner algunas cucharadas. Cocinar el tiempo necesario. Abajo la foto de mi caos...
1. Cubrir un bol con papel film y poner los waffles o gofres los que tengan dispuestos en las paredes, formando una capa que cubra toda la superficie. Luego haremos el relleno... 
Para el relleno: Rallar el queso fresco, adicionar el yogur natural, azúcar glas, ralladura de limón. Hidratar la gelatina en agua caliente y remover bien. Verter la mezcla en la crema de quesos. 


Adicionar las migas sobrantes de gofres al relleno, mezclar todo y poner el relleno dentro del cuenco cubierto de gofres. Tapar el molde con los gofres o waffles que queden sobrando y sellar con el papel film. Llevar a refrigerar por 1 noche. Pasa esa noche, como la idea era hacer la cúpula, cortar el centro del cuenco resultante con un cilindro metálico. Espolvorear con azúcar glas y disfrutar de este caos delicioso. 



Luego de una escapada de fin de semana, creo que aún estaré de viaje y ando escribiendo la entrada unos días antes..., porque siempre es bueno mostrar las diferentes caras de la cocina, que no todo es color de rosa ni perfección. Ya ven que acá también pasan cosas locas y desastres, claro soy la única que se pone a realizar en una "sandwichera" o sanduchera (no sé como les digan en otros lados), unos gofres, que ando loca y parecen waffles pero era una mezcla de gofres porque lleva levadura.

Así que luego de todo este caos, surgió una cúpula llena de quesos (los que encontré en mi refrigerador...), luego de limpiar ese aparatejo que por cierto quedo lindo por todos lados el despelote de masa..., lo que me vino a la mente fue utilizar lo que quedo y creo que aunque no la volveré a realizar porque este caos no lo vuelvo a pasar, lo que sí les digo es que ha quedado brutal, y que el día en que tenga mi gofrera, prometo repetir tal cual la mezcla de masa, porque creo que quedaran gorditos, esponjosos y tiernos, el relleno ha sido el salvador y me ha encantado toda esa mezcla de quesos, ...cuando llegué ese día les contare.

Por hoy no es más que compartir esta delicia y desearles una feliz semana. 





#poesiaculinaria




*
Acá pueden ir al compilado de recetas que nos ha dejado el la repesca de obras en este mes que se activará en unos días

#retococinArte



&




#unomasmenos100desperdicio0







*
***
*

***
*




*****

Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia o
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estas y muchas más...,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________







[❤︎]




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11 comentarios:

  1. ¡Ayomá! La que ha liado la sandwichera, Jajajaja...
    Nati me rio, pero porque tienes toda la razón, a los que nos dedicamos a cocinar , más de una vez nos suceden percances de estos que por ilusión te metes en camisa de once varas, sin pensar en las consecuencias posibles si los resulto no son lo esperado. Tenemos en común haber comprado con ganas de utilizarla, una sandwichera estando aún soltera, para lo que entonces llamábamos “el ajuar de la novia” y que no era otra cosa que ir comprando todo aquello que creíamos necesario para montar un hogar una vez casada, jajaja, y entre tanto chisme, en el mío también entró un aparatejo de estos, que lo mandé a tomar viento fresco, porque de allí salía cualquier cosa, menos unos sándwiches dorados y crujientes, no sé, pero el interior se derretía del calor, y sin embargo el exterior quedaba blanco y húmedo sin llegar jamás a ponerse ni siquiera seco.
    El caso es que la tiré, y desde entonces mis bocadillos se hacen en la plancha o sartén como toda la vida, y sin necesidad de tener tantos cacharros en la cocina, jajaja.
    Lo que me parece espectacular es la recomposición que te ideaste, a mí querida, no se me hubiera ocurrido otra cosa que tirarlo, desde un principio.
    Otra cosa, yo que he tenido la suerte de estar dentro del Panteón de Agripa, te cuento que sí, es una sensación casi mágica, el estar dentro de esa inmensidad de edificio, y ver el orificio en la cúpula, no puedes imaginarlo hasta que no estas dentro, y a pesar de ser un panteón funerario, la realidad es que no sientes “frío” es algo inexplicable, tienes que ir para vivirlo.
    La cúpula que has hecho, no podía ser más representativa, porque lo que inspira cuando estás sentado fuera en la plaza, es comer un panino mientras contemplas su majestuosidad.
    Besos y disfruta de tu visita.

    ResponderEliminar
  2. Hola Natalia!!
    Jajaja me tengo reír de tu "locura".
    Viendo las fotos del paso a paso de los waffles que se transforman en gofres :) pues sí, veo un caos jeje. Pero chica!! El resultado final es espectacular!!
    Te ha quedado toda una obra de arte, que encima, se puede comer.
    Ya puedes estar orgullosa de tu desastre. Lo has remontado como toda una profesional ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. De los fallos, suelen salir después creaciones maravillosas y esta cúpula es buena muestra de ello.
    Me ha encantado !!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Natalia!! Pues te ha quedado un postre visualmente precioso, a mí me encanta, sobre todo con su azúcar glas por encima, que aún tapa más las posibles imperfecciones que pueda tener, aunque yo lo encuentro divino. Pues sabes, me has despejado una gran duda, y es que, a falta de gofrera, siempre he tenido en mente probar a hacerlos en una sandwichera, pero vamos, ya veo que mejor desista del intento, ja, ja. Aunque, sólo por hacer esta cúpula de waffles, creo que merece la pena el error, porque sin él, no hubiéramos descubierto nunca un postre tan estupendo y tan rico. Los grandes postres vienen de grandes errores en la cocina, y tu aportación a la repostería, también es gracias a un error. Y mira qué cosa tan rica y bonita. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Nati. Me has hecho sonreír y al mismo tiempo, abrir la boca asombrada. Has construido una cúpula preciosa a partir de un "desastre culinario". Además, como no podía ser de otra forma, la has rellenado con un relleno para rechupetearse los dedos.
    No puedo dejar de decirte que tu creatividad y buen hacer en la cocina, ya sea con dulce o salado, es espectacular siempre.
    Lo más importante para mí es tu sinceridad porque en muchos blogs, webs culinarios, nos suelen "vender maravillas" y después, no son tales. Me encanta tu regalo en forma de cúpula y me voy de viaje contigo bien contenta.
    Muchas gracias, preciosa. Disfruta de tu familia y de tu viaje. Lo mereces.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Genial la idea de los waffles, pero el relleno me encanta, el punto del gorgonzola debe ser bastante bueno. Te ha quedado de diezzz. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Madre mia Nati, hasta de un desastre sacas una maravilla como esta! Me quito el sombrero preciosa! Te ha quedado espectacularrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  8. Cuando vi tu cúpula de waffles pensé enseguida en el Zuccotto italiano y al empezar a leer tu post me dije,no me equivoqué!!!!! que delicia!!! Los grandes platos salen justamente de los errores ... te felicito por tu versión. Fascinada con el resultado!!!! saludos

    ResponderEliminar
  9. Sólo con ver la foto y ni siquiera seguir leyendo enseguida me ha venido a la cabeza el Panteón, así que fíjate que aunque parezca que a veces tienes que tirar alguna preparación siempre la puedes utilizar para otra cosa, te ha venido al pelo éste error jajaja...buen reciclaje.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  10. Natalia, me he reído y me he puesto nerviosa a la vez, jaja, es que casi siento tu ansiedad con la sanduchera y el desastre, jaja, aunque los que salvaste y que son los de la cubierta salieron muy bien, quizás necesitaba la sanduchera estar mas caliente o bien aceitada?
    Me parece una receta bella, el relleno me lo imagino cremoso y rico, me encantaría probar un trocito! Ay que ver que tienes tanta iniciativa y creatividad, me encanta todo lo que haces!
    Besos amiga y disfruta tu escapada!!

    ResponderEliminar
  11. Natalia, entré el otro día a ver tu receta, pero a veces no me deja comentar, no hay manera que salga el nombre y me dice "anónimo" y entonces me enfado y me largo...ja, ja, ja... luego se entra y sale todo perfecto.
    Bueno, me parece una maravilla y sí recuerda al interior de la cúpula del Pantéon de Roma. Es un edificio que conozco pues he ido mil veces y siempre visito, es una cosa impresionante ya la técnica que tenían entonces, una obra de la humanidad sin precedentes y tan bien conservada gracias como dices a la iglesia Católica que ha preservado ese patrimonio cultural impresionante que hay en cada rincón del mundo, no solo de Italia.
    En fin, una obra de arte tu cúpula de waffles, debe estar para hacerle la ola directamente. Se ve preciosa, imagino la cara de los invitados cuando sacas a la mesa semejante dulce.
    Como siempre las fotos... bonitas bonitas.
    Muchos besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^