10.4.18

Panecillos daneses semi-integrales de zanahoria y semillas de girasol / Gulerodsbrud



I do believe that I can train my mind in the very same way I can train my body. 
By and large, the longer and harder I train, the better the results. 
Having said this, I do think it is impossible to reach permanent happiness. 
UK psychologist Daniel Nettle thinks of happiness as a carrot on a stick, 
designed by evolution to show the right way, 
and also designed so that we will never permanently reach it. 
We likely would just sit around and eat sweet and fatty foods all day 
and that is simply not in the interest of evolution. 

The Happy Show - Stefan Sagmeister
_______


-Zanahoria por doquier, ¡zanahoria!. ¿Hace cuánto que no volvía a preparar algo horneado con esta delicia de color naranja?. El fin de semana pasado he estado por fuera de redes, desconectada y cuanto bien me hace..., disfrutando de días de bicicleta con Mr.G, días de sol, haciendo vueltas, subiendo y bajando montañas porque esta ciudad es un sube y baja, para llegar al centro tenemos que bajar mucho y luego subir para el regreso tener más subida y acá me acuerdo de mi Lu querida..., un día de esos en que salimos en bicicleta y felices bajamos muy rápido hasta nuestro punto de helados italianos que era el destino final una tarde de octubre..., para luego después de zamparnos varios helados mirar la bicicleta y lo que nos esperaba... a subir y bajar lo que nos comimos, pero así es que nos mantenemos en forma, a punta de pedal. 
Pues bien, justo ayer luego de estar perdida por completo de recetas y cocina, porque el fin de semana fue más de cosas rápidas, descongelando la nevera (que es de esas que hay que descongelar cada mes y por ende no puedo tener una bodega de cosas congeladas, que no sé si sea bueno o no, ya que nunca acumulo cosas que duren meses en el congelador...). El sábado nuestro almuerzo preferido (bueno, acá aclaro; mí almuerzo preferido) frijoles al estilo brasileño realizados por Mr.G (porque él todos sus días come estos frijolitos en la Universidad) y domingo de Donburi que es brutal, sencillo y me sirvió para salir del último salmón que se descongelo con el proceso de limpieza de nevera habitual de cada mes. Así que, hasta el día de ayer me puse en la tarea de escoger entre varias recetas, me decidí por una sencilla para realizar rápidamente y a hacer pan se dijo.  
Les confieso que iba a realizar otra (una dulce), pero el viernes pasado hice una tarta inspirada en una receta que transformé en una delicia de la cocina criolla de mi tierra y que un día traeré (me salió enorme...) y que a propósito fue influenciada por una amiga muy querida..., pero cuando la traiga a colación les hablaré de ella. Así que aquel dulce Danés que se topo en mi camino tendrá que esperar entre la lista de pendientes, otro día lo haré porque sencillamente me parece estupenda la manera de plasmar dos tipos de masas en una receta que a simple vista parecería un hojaldre (pero no lo es..., ha que no suena brutal...). 
La receta de hoy es más neutra en sabor, no es dulce pero tampoco es salada del todo, sirve para comer sin nada o para armar unos emparedados; el tiempo corría el día de ayer y a eso del medio día decidí que estos panecillos serían los protagonistas para hoy, porque hace mucho no utilizaba tanta zanahoria en una receta, luego de este delicioso Pastel y muffins de zanahoría y cubierta de queso con nueces tostadas que les recomiendo encarecidamente y que tengo que volver a repetir. Ya la decisión estaba tomada...  
La participación de hoy es con el reto Viaje entre Sabores de querida Maria de los Angeles con su blog Recetas Abc. Nuestra anfitriona  de mes es Jimena de Golosos del mundoun blog con recetas dulces y saladas de una buena cantidad de países que les recomiendo, con ella viajamos a Dinamarca.
Estos panecillos daneses son la locura, de aspecto rústico, llenos de semillas y zanahoria resultan esponjosos, como para rellenar con algún jamón o sencillamente comerlos solos, ponerle un poco de queso y por qué no unos tomates confitados..., las posibilidades son muchas, estos de seguro los repito, porque utilizando parte de harina de trigo integral, el crunch de las semillas de girasol, la textura del sutil dulce que le aporta la zanahoria rallada son unos panes que no te encontrarás tan fácilmente por allí. Les dejo estas otras dos recetas de Dinamarca que tengo en el blog, estos Pastelitos rellenos de queso y una delicia con mucho coco, típica de ese país la Torta de Ensueño Danesa / Drømmekage


________________________________________________
Tiempos}
    ·Tiempo de preparación masa inicial: 15 minutos
    ·Tiempo de I levado : 1 hora
    ·Tiempo de relleno, segundo amasado y formado de panes: 30 minutos
    ·Tiempo de II levado: 1 hora
    ·Tiempo de horneado: 20-25 minutos*

*Horno precalentado a 220ºC, el horno que utilizo es a gas y se hornea con bandeja llena de agua hirviendo en la parte de abajo del horno. 
________________________________________________________________________________________________________
Ingredientes:
Panecillos daneses semi-integrales de zanahoria y semillas de girasol / Gulerodsbrud 
[Para 8 panes grandes / Rinde 1 kilo aprox.]

- 200 ml de agua tibia 
- 30 gr de levadura fresca* 
- 30 gr de azúcar

- 375 gr de harina de trigo
- 45 gr de harina integral
- 3 gr de sal gruesa
- 50 gr de mantequilla sin sal

- 300 gr de zanahoria rallada
- 250 gr de semillas de girasol
- 1 huevo
- harina de trigo integral para amasar (120gr en mi caso).

*Para reemplazar por levadura seca, utilizar 1 cucharada de levadura seca unos 13gr.
________________________________________________________________________________________________________


«PREPARACIÓN »
Panecillos daneses semi-integrales de zanahoria y semillas de girasol 

1. Diluir la levadura fresca en el agua tibia, adicionar dos cucharadas de harina de la medida total, adicionar el azúcar, remover bien y dejar reposar unos 10 minutos hasta que se forme espuma o se active la levadura. 
2. Aparte en un bol, tamizar las harinas, adicionar la sal gruesa y remover. 
3. Una vez activada la levadura, adicionarla a las harinas, remover con cuchara un poco y luego agregar la mantequilla cortada en trozos, comenzar a amasar hasta tener una masa homogénea. Formar una bola, cubrir con un paño y dejar levar por 1 hora..
4. Pelar las zanahorias y rallarlas...
5. Una vez levada la masa, espolvorear un poco de harina integral en una superficie plana y volcar la masa, formar un pequeño hueco y adicionar por partes las semillas de girasol, la zanahoria rallada, el huevo, cerrar la masa y comenzar a amasar de nuevo, acá la masa se volverá completamente pegajosa, por lo que es importante tener a mano harina de trigo integral
6. Adicionar un poco de harina de trigo integral e intentar compactar la masa, adicionar las semillas restantes y amasar a los pocos, con ayuda de una rasqueta de panadería metálica despegar la masa que quede en la mesa, limpiarnos las manos, espolvorear un poco más de harina...
7. En total adicioné de más 100 gr de harina de trigo integral, formar una bola. Alistar una bandeja con papel para horno y pincelar con aceite de oliva
8. Aplanar un poco la bola que formamos, cortar por mitades hasta conseguir 8 partes, (acá es importante manejar cada parte con las manos húmedas, porque la masa es pegajosa). Formar bolitas y disponerlas en la bandeja, es importante dejarlas con unos 3 cm de distancia porque crecen bastante. Dejar levar por 1 hora, cubriendo las bandejas con un paño de algodón. (Utilicé una bandeja grande y otra para dos panes restantes, en total salen 8 de unos 126 gr. aprox.) 
9. Precalentar el horno media hora antes de hornear a 220ºC. 
10. Acá pueden ver que después del tiempo del segundo levado crecen bastante. Poner en la parte de abajo del horno una bandeja con agua hirviendo (para hornearlos con vapor y que queden tiernos). Llevarlos a hornear en la mitad del horno por 20-25 minutos, hasta que estén dorados. 
11. Una vez horneados sacar del horno, dejar reposar un poco y con cuidado quitarlos del papel y ponerlos sobre una rejilla a enfriar.

::::::::::::::::::: PASO A PASO FOTOGRÁFICO:::::::::::::::::::

Panecillos daneses semi-integrales de zanahoria y semillas de girasol 

1. Diluir la levadura fresca en el agua tibia, adicionar dos cucharadas de harina de la medida total, adicionar el azúcar, remover bien y dejar reposar unos 10 minutos hasta que se forme espuma o se active la levadura. 

2. Aparte en un bol, tamizar las harinas, adicionar la sal gruesa y remover. 

3. Una vez activada la levadura, adicionarla a las harinas, remover con cuchara un poco y luego agregar la mantequilla cortada en trozos, comenzar a amasar hasta tener una masa homogénea. Formar una bola, cubrir con un paño y dejar levar por 1 hora...
4. Pelar las zanahorias y rallarlas...

5. Una vez levada la masa, espolvorear un poco de harina integral en una superficie plana y volcar la masa, formar un pequeño hueco y adicionar por partes las semillas de girasol, la zanahoria rallada, el huevo, cerrar la masa y comenzar a amasar de nuevo, acá la masa se volverá completamente pegajosa, por lo que es importante tener a mano harina de trigo integral
6. Adicionar un poco de harina de trigo integral e intentar compactar la masa, adicionar las semillas restantes y amasar a los pocos, con ayuda de una rasqueta de panadería metálica despegar la masa que quede en la mesa, limpiarnos las manos, espolvorear un poco más de harina...
7. En total adicioné de más 100 gr de harina de trigo integral, formar una bola. Alistar una bandeja con papel para horno y pincelar con aceite de oliva
8. Aplanar un poco la bola que formamos, cortar por mitades hasta conseguir 8 partes, (acá es importante manejar cada parte con las manos húmedas, porque la masa es pegajosa). Formar bolitas y disponerlas en la bandeja, es importante dejarlas con unos 3 cm de distancia porque crecen bastante. Dejar levar por 1 hora, cubriendo las bandejas con un paño de algodón. (Utilicé una bandeja grande y otra para dos panes restantes, en total salen 8 de unos 126 gr. aprox.) 
9. Precalentar el horno media hora antes de hornear a 220ºC. 
10. Acá pueden ver que después del tiempo del segundo levado crecen bastante. Poner en la parte de abajo del horno una bandeja con agua hirviendo (para hornearlos con vapor y que queden tiernos). Llevarlos a hornear en la mitad del horno por 20-25 minutos, hasta que estén dorados. 
11. Una vez horneados sacar del horno, dejar reposar un poco y con cuidado quitarlos del papel y ponerlos sobre una rejilla a enfriar. 


Notas
· Estos panecillos no son ni dulces, ni salados, conservan un sabor neutro con algo de dulzor de la zanahoria sin ser predominante. 
· Son tiernos y cada bocado es una sorpresa de sabores con el contraste de las semillas que inundan estos panecillos. 
· Pueden servirse solos o como sandwich o emparedado con el acompañante que más gusten. 
· Para el desayuno pueden ir regios, para un almuerzo o cena ligera, picnic, o para el momento en que el hambre llegue... 
· Están horneados todo el tiempo con vapor abajo, donde he puesto una bandeja con agua hirviendo. Siempre a la misma temperatura 220ºC. Horno de gas en mi caso. Duraron 25 minutos. 
· Quizás se puedan hacer jugando con las proporciones de harinas por mitades, en mi caso la medida inicial fue 375 gr. de harina de trigo y 40gr. de harina integral, luego en el amasado después de poner la zanahoria, huevos y semillas, la masa era tan pegajosa que decidí adicionar más harina integral, en total de harina integral que lleva la receta es de unos 150gr. 
· Se pueden congelar en bolsas selladas para conservarlos tiernos y en el momento de consumir, los calentaremos al horno, estarán como recién hechos (confíen en mí ;) ). 
 



*
Les comparto este bocado final y ojalá les haya gustado la receta, ya saben que me gusta poner todo el paso a paso en fotos para mostrar el proceso. Pero realmente son muy sencillos de hacer, como todo buen pan hecho en casa con su levadura, lleva tiempos de levado, pero les aseguro que vale la pena prepararlos.  Feliz semana!!


***
*

*

#poesiaculinaria




*
***

fuente cita inicial: acá


*****

Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estás y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


_________________________
Agradezco cada comentario y 
estaré atenta a las inquietudes que se presenten.







[❤︎]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

31 comentarios:

  1. Ay Natalia me muero!! Qué ricos se ven estos panes!!! A primera vista me hicieron recordar a los besitos de coco (no se si los has probado) y también unos pancitos de calabaza que hice que como tú dices de los tuyos, no son dulces, aunque tengan la pinta, jaja!
    Estos segura que estos panes saben a gloria pura, me lo imagino en un sandwich, planchaditos, ay madre mía yo quiero unos ahora mismo!!
    Otro pan en lista interminable para el club QVQQ!!
    Besitos amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjajaj son deliciosos, la verdad que no son dulces, los besitos de coco no los he probado (pero ya fui a mirar en la web y sí que se parecen en aspecto, deben ser muy ricos, me recuerdan las cocadas. Estos panes sin duda los repito, uan manera de comer zanahoria y semillas y para hacer sandwich y tener congelados, me han sacado de varias cenas rápidas y lo bien que van en sandwichs!!, a la lista interminable y deliciosa ;)
      mil besos

      Eliminar
  2. Mmmm... qué buena pinta tienen estos bollitos, me has enamorado con ellos, Nati. Hace mucho tiempo que no hago pan casero... hace un tiempo me encantaba ponerme a amasar para relajarme... pero ahora me faltan horas, a ver si voy recuperando, poco a poco, mis buenas costumbres.

    Hace años que viajé varias veces a Dinamarca, pues una de mis hermanas vivió allí varios años y es un país que me encanta, sobre todo, los desayunos que son riquísimos y acompañados por café, panecillos al estilo de los tuyos, buena mantequilla, mermeladas, embutidos y arenques... por aquel entonces comía aún carne y pescado y nos damos unos homenajes buenos... jajaja! Tanto que hacía solo el desayuno y la cena... a mediodía quizás un pequeño sandwich o fruta... qué lindos tiempos aquellos, los echo de menos, por lo bien que lo pasé en Dinamarca y toda la gente buena, amable y amistosa que conocí,

    No conocía este reto en el que hoy participas, pero sí, a la anfitriona, es un blog que me gusta mucho.

    Me gustaría poder probar algún días tus panecillos, que se ven deliciosos. Besos linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que maravilla conocer Dinamarca Pilar, pues que bueno recordarte aquellos panecillos y que bueno saber que se parecen :), para cuando vuelvas a hacer pan son muy ricos, acompañados de alguna delicia de las que sabes hacer y en versión vegetariana deben ir estupendos.
      Es un reto que me gusta mucho y no me gusta perdermelo
      Pues me encantaría tenerte más cerca para invitarte a casa, mil besos Pilar y feliz semana, gracias por tus palabras

      Eliminar
  3. Natalia te han quedado espectaculares.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que bueno que te gusten Mijú, estan muy buenos
      abrazos para ti

      Eliminar
  4. Nati el mundo virtual conecta pero a la vez atrapa. Es una red apasionante a la par que peligrosa y debemos encontrar un punto de equlibrio que nos permita continuar con nuestras vidas sin ser esclavos del móvil o el ordenador. Ahora disfrutas de un tiempo brutal ¡el otoño! así que yo también aprovecharía los fines de semana para salir y disfrutar al aire libre. Por aquí la primavera está pasada por agua y frío pero estoy segura que antes de lo que esperamos llegará el buen tiempo y yo empezaré a quejarme del calor.

    Para mi gusto has hecho una elección muy acertada para este reto. Esos panecillos tienen una pinta brutal. Creo ver que la masa es pegajosa ¡con el reparo que a mí me dan las masas que se pegan a las manos! pero veo que tú la has manejado a la perfección y a la vista están estas delicias que seguro duraron muy poco

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Cuca es bueno desconectar, el otoño por acá se acerca ya en las tardes y noches las temperaturas han bajado y yo feliz!!!.
      Que bueno que te gusten, son un descubrimiento grato que sin duda repetiré más veces en casa. Lo de la pegada de la masa, conviene trabajar este tipo de masa con las manos húmedas (lo olvide, pero al final lo recorde). Jajajaja yo amo usar las manos y a amasar se dijo, como cuando de pequeña jugaba con arcilla y moldeaba figuritas.
      besos

      Eliminar
  5. ¿De dónde sacas el tiempo? Ya me cuesta llegar para comentarte todas las maravillosas recetas que publicas. Con lo que me gustan los panes, éstos me han encantado. Todo el paso a paso, es una paleta de colores.
    No tengo muchas recetas danesas en el blog, tal vez una y recuerdo que eran como unos bollos dulces, pero de nombre complicado. Veo que tú tienes más de una y las recomiendas.
    Me alegra que pedalees a todos lados y disfrutes mucho de la vuelta de tu Mr G y también de tu ciudad.
    Me llevo mi panecillo sin remordimientos.
    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajaja ya sabes mi Marisa que me la paso metida aprendiendo, como que el tiempo no me alcanza para aprender y aprender que me lo disfruto montones. El mejor plan investigar de recetas, comparar y elegir para luego olvidarme en la cocina y perderme en ella haciendo cosillas ricas. Tu cuando puedas te pasas, que el ritmo sé que es complicado de seguir, pero lo entiendo y no siempre se llega a todo. Estos fines de semana han sido de pedaleada larga, salimos en las mañanas y regresamos al final de la tarde, aprovechando que no hace tanto calor por acá.
      Llevate los que quieras mi Marisa, besos

      Eliminar
  6. ¡¡Hola Natalia!! Hablas de días de sol, haciendo vueltas, subiendo y bajando montañas, ohhh, qué envidia, aquí nos metimos en diciembre en un invierno de frío y lluvia, y aquí estamos en la primavera igual que al principio, con ganas de ver los rayos de sol ya de una vez y por lo menos quitarme una manta de la cama, guardar el abrigo grueso y utilizar otro más fino. Al igual de deshacerme ya del pijama peludo y ponerme una manguita, pero nada, que no llega. El problema es que de esto pasaremos a la manga corta en un plis, con lo que me gustan las estaciones intermedias, y últimamente son difíciles de ver. Bueno, paciencia, a seguir esperando.
    Me gustan mucho tus panecillos, con tanta zanahoria, una forma de consumirla estupenda e ideal para cualquier momento del día. Para el desayuno, ideal con una mermelada, a la hora de comer, para acompañar a la carne o al pescado, y para la merienda, con algún fiambre o bocadillo vegetal. Es perfecto, sin duda, buen descubrimiento. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El buen tiempo ya llegará Isabel y lo bueno que la pasarán, claro que yo soy más de frío pero sin lluvia :) Pero si te entiendo con estos cambios de clima locos que una ya no sabe en que estación se encuentra.
      Siii al ver tanta zanahoria y semillas me enamoré, para cualquier hora con hambre ñAMMMñam a zamparse uno de estos con lo que más nos guste, te los recomiendo.
      besos!!

      Eliminar
  7. Hola Nati! Que sorpresa esos panecillos, al principio pensé que eran galletas y mira que me ha llamado la atención muchísimo ver que era pan, me encanta hacer pan en casa y he probado muchos pero nunca uno así y ahora me pican las manos por hacer esta masa, me ha encantado y además lucen deliciosos y preciosos
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajaj a mí también me picaron las manos y más con el aspecto que tienen con esas cantidad abismal de semillas y zanahoria y me han enamorado, te los recomiendo.
      Mil besos!

      Eliminar
  8. Qierida Nati, ¡qué fácil es soñar contigo! No sólo nos ilustras con tus bonitos relatos, sino que nos deleitas con verdaderas delicatessen dignas de un monarca.
    Ya te conté que mi cuñado es danés, y fue a partir de su entrada en la familia, cuando nuestros horizontes con el pan traspasaron fronteras, más allá de nuestro delicioso pan, que en Sevilla tenemos muchos y buenísimos panes, pero blancos, los integrales, es decir los de semillas y harinas que no fueran de trigo, entonces solo comíamos el de centeno o el de soja, pero fue llegar él a la familia, y comenzar a la caza y captura de todo pan "negro" con semillas que cayera en nuestras manos, él no lo entendía, porque sólo lo compraba mi padre par él, porque en realidad a él le gustaba más nuestro pan blanco, al ser para él algo excepcional, jajaja, así que poco a poco fuimos intercambiando preferencias, y ahora no falta en casa todo tipo de pan, eso sí, de la tahona de mi pueblo, que ya sabes que tiempo para amasar, leudar y hornear no tengo, ¡qué más quisiera yo!
    Cuándo venga la próxima vez a casa, le preguntaré a ver cómo lo hace él, ya que él si que hace en su casa, cada sábado, pan para toda la semana. Seguro que tu receta le encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha muchas gracias por tus bonitas palabras, de verdad las aprecio mucho y me llegan al corazón!
      Ese cruce de culturas con tu cuñado me parece estupendo, los gustos que cada uno tiene, siempre me llamará la atención eso de preferir lo que no es tan común para nosotros, como le pasaba a tu cuñado con el pan blanco que le gustaba más, porque era lo diferente quizás.., así pasa con muchas cosas o quizás es porque uno se cansa de comer siempre lo mismo y al ver algo distinto Plas!!! caemos rendidos...
      Pues ojalá le guste a tu cuñado, que de seguro hará los súper panes llenos de semillas y cosas ricas.
      Mil besos

      Eliminar
  9. tienen que estar bien buenos ,a si tal cual o con una loncha de queso seguro que son una delicia
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos Mary!, con queso también pueden ir deliciosos
      besos

      Eliminar
  10. Wowwww Nati se ven estupendos, me encanta la miga que tienen ...

    ResponderEliminar
  11. que ricos Nati y además preciosos, desde luego comer en tu casa tiene que ser una continua fiesta para el paladar. Eres una crack de la cocina
    Mil besos y feliz día
    Rosa

    ResponderEliminar
  12. Hola preciosa!!
    Qué delicia de panes!! Si yo sé que tengo que subir y bajar dos veces y pedaleando no tengo remordimiento en comerme la bandeja entera jeje.
    Se ven sensacionales con toda esa zanahoria.

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  13. Madre del amor hermoso pero que pintaza tienen esos panecillos si pudiera meter la mano palabrita que estaba dando cuenta de uno me imagino lo ricos que tenian que estar uummmmmmm .
    Como siempre receta y fotos son de 20 points.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  14. Haces bien en desconectar, ¡a veces es más que necesario! Yo entre el trabajo y el blog, al final me paso el día pegada al ordenador.

    Estos panecillos danesas tienen una pinta espectacular. Me los imagino con el sabor de la zanahoria y las semillas....¡qué delicia! ¿Me guardarías unos pocos, no??? Jajaja

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Qué rico que se ve! se me hace agua la boca. Me encantan que tienen tantas semillas. Receta guardada :)

    ResponderEliminar
  16. Wowww que pasada,me encantan!!Se me hace la boca agua solo de imaginar el sabor que tienen que tener mmmmm
    muakss preciosa!

    ResponderEliminar
  17. Ricos ricos Nati, la verdad que no me resisto hacerlos, me los puedo imaginar los ricos que están, zanahoria y semillas de girasol que cosa más rica. Tarde o temprano los hago.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. NATI, SE VEN DELICIOSOS, ESPECCTACUALRES MÁS BIEN!! Me ha gustado mucho que sean de verdura, sobre todo de zanahorias, pues en mi cocina nunca falta. Muy ricos y seguro que habrá que hacer muchos pues volarán nada más ponerolos en la mesa. un beso!!

    ResponderEliminar
  19. Ufff Nat, esto tiene que ser!!! Y con este paso a paso siempre tan bien explicado, tan detallista y detallado que casi vivo el proceso, el olor a pan, a semillas tostadas, a zanahoria jugosa y ufff qué hambe que me entra, jajaja
    Eso sí, pendiente de esta delicia de pastel que se vislumbra en tus intenciones ;-)
    Un beso, hermosa!

    Blanca

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por sus comentarios, los leo todos y aunque muchas veces no alcanzo a responder, sepan que los apreció montones y de igual manera aprecio mucho el tiempo que dedican al pasar por este lugar.
    Siempre bienvenid@s,

    Gracias Totales!!!!
    besos!!

    ResponderEliminar
  21. Nati, cuánto tiempo!!! Me encantan tus panecillos. Últimamente no me meto mucho en la cocina, pero esta receta me la apunto seguro para cuando vuelva a los fogones. Estoy inmersa en unos exámenes y dedico a ellos todo mi tiempo. Practico el bach-cooking el domingo para casi toda la semana y aprovechar el tiempo libre para los libros. Tengo muchas ganas de volver a participar en retos de Facebook y en los mios propios. Cuando hagas estos panecillos te mando foto. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Te han quedado muy auténticos, me recuerdan totalmente a los de aquí :)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^